Libros

¿Eres alcohólico?

Su consumo en la adolescencia causa una mayor adicción y mayores daños fisiológicos.

Pese a que el alcoholismo no se puede curar, sí se puede controlar.

La dependencia de las bebidas alcohólicas o la adicción al alcohol es la forma más grave de consumo de alcohol conocida. Además de padecer los signos típicos producidos por el abuso de las bebidas alcohólicas, una persona alcohólica tiene también una dependencia del mismo, es decir, la persona ya no puede controlar su consumo de alcohol, y en los casos en los que intenta dejar de beber muestra síntomas de abstinencia.

De hecho, el alcoholismo es una enfermedad crónica, esto quiere decir que, en el momento en el que alguien desarrolla una adicción, será adicto durante el resto de su vida. Por ejemplo, si una persona que tiene dependencia de alcohol, cuando sufre un desgaste físico, seguirá siendo alcohólica, incluso aunque su adicción será tratada con éxito. Pese a que el alcoholismo no se puede curar, sí se puede controlar.

Al margen de crónica, el alcoholismo está considerada una enfermedad degenerativa y progresiva que implica consecuencias importantes para la salud y para la vida social de aquel que lo padece. Aunque se trata de un problema que puede generar dependencia a personas de cualquier edad, su consumo en la adolescencia causa una mayor adicción y mayores daños fisiológicos. Para recuperarse del alcoholismo, es necesario el apoyo de amigos, familia y especialistas por igual.

¿Qué causa la dependencia del alcohol?

Las personas alcohólicas piensan que hay una razón para su adicción y que una vez que este se resuelva, el problema de la adicción se resolverá también. Tristemente, esto no es de esta forma, aunque hacer frente a un problema subyacente ayudará al adicto a mantenerse sobrio a largo plazo.

Antes de tratar la adicción al alcohol no es necesario entender la razón que la causa, al igual que cuando hay un incendio éste se apaga antes de conocer su origen. Igualmente, las posibles razones argumentadas por el alcohólico no se deben utilizar como una excusa para abusar del alcohol.

La relación entre la genética y el alcoholismo

Tiempo atrás se ha reconocido que existen factores genéticos que desarrollan un papel importante en la adicción al alcohol. En el caso de que un padre o un hermano hayan padecido alcoholismo, las posibilidades de que se pueda padecer alcoholismo se multiplican casi por cuatro. Esto no significa que la adicción se vaya a desarrollar con seguridad ni que tampoco exista recuperación posible.

Factores de riesgo del alcoholismo

Prácticamente todas las combinaciones de factores genéticos, ambientales y psicológicos llevan a cabo un papel importante en el desarrollo del alcoholismo:

Psicológico

Estrés

Ansiedad

Baja autoestima

Depresión

Problemas sociales

Educación adversa

Fácil acceso a las bebidas alcohólicas

Aceptación cultural

Empleo y desempleo

Patrones de comportamiento: familia, amigos, ídolos

Las consecuencias del alcoholismo

Consumir alcohol produce daños tanto a nivel físico como a nivel intelectual. A su vez, afecta a las personas con en su lado social como consecuencia de sus acciones y de su comportamiento.

Individualmente, y en función de la gravedad del caso, genera diversos efectos:

-Desinhibición al hablar

-Pérdida de autocontrol

-Vómitos

-Mareos

-Convulsiones

-Delirios

-Coma etílico

-Muerte por alcohol

A su vez, consumir bebidas alcohólicas puede causar importantes enfermedades, como enfermedades del sistema nervioso, enfermedades cardiovasculares, enfermedades cerebrales, enfermedades del sistema digestivo, cáncer, anemia... Por otro lado, el consumo de bebidas alcohólicas puede producir en las personas agresiones tanto físicas como verbales, provocar accidentes e incluso la muerte de otros, por ejemplo en forma de accidentes de tráfico.

Incidencia del alcoholismo

Desde hace años, el consumo de alcohol es uno de los hábitos que más incidencia ha generado en la sociedad. Forma parte de la conocida como cultura popular y forma parte del ocio de una importante parte de la población. Se puede decir que se trata de la droga legal de la que menos consciencia se tiene sobre su consumo excesivo. De hecho, la estadística enseña que menos de la mitad de los jóvenes ven el consumo de alcohol como un problema.

A nivel internacional, los datos señalan que mueren 3.3 millones de personas anualmente por problemas de salud derivados del consumo de alcohol, es decir, una muerte cada diez segundos. Según datos de la DGT, el alcohol está implicado en uno de cada cuatro accidentes que se producen en las carreteras españolas, y de hecho más de 100.000 conductores dan positivo en controles cada año por alcohol y otras drogas.

¿Soy una persona alcohólica?

Si tu vida gira en torno al consumo de bebidas alcohólicas y esto está causando problemas en casa y en las relaciones sociales, se recomienda buscar ayuda profesional. A través de esta auto-evaluación se puede saber más sobre los signos del alcoholismo.

Antonio Jesús Soto González es psicólogo miembro de TopDoctors