Los ocho consejos que debes tener en cuenta siempre para tomar el sol

Los españoles siguen tomándose poco en serio protegerse del sol, tampoco con los niños

  • Photo by Mike Meroz on Unsplash
    Photo by Mike Meroz on Unsplash
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

28 de junio de 2018. 10:03h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 28/6/2018

El sol aporta grandes beneficios para la salud: ayuda a la producción de vitamina D, fundamental para la salud ósea, y a liberar endorfinas, lo que genera un bienestar mental. Sin embargo, tomado en exceso aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer de piel, una enfermedad que afecta a 4.000 personas cada año en España, en el caso del melanoma (el cáncer con peor pronóstico) y más de 74.000 desarrollan un cáncer cutáneo no melanoma. Sin embargo, un elevado porcentaje de españoles no son conscientes de este problema ni de cómo una exploración temprana podría ayudarles.

La Academia Española de Dermatología y Venereología a través de su Fundación Piel Sana apoya un año más la Campaña Euromelanoma, porque estamos convencidos de que a través del conocimiento y la divulgación podemos prevenir un problema que genera sufrimiento en pacientes y familiares y un gran coste al sistema sanitario. El cáncer de piel es el cáncer más prevenible de todos y eso es algo que no se suele tener en cuenta porque, como nos dicen los estudios, los casos no dejan de aumentar. La prevención primaria, con informaciones como las que hoy os vamos a dar, y la secundaria, con una detección temprana de las lesiones, como la que se facilita en la semana de cribado pueden suponer un gran alivio para muchos y un ahorro para el sistema sanitario”, explica Pedro Jaén, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y de la Fundación Piel Sana.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer cutáneo es el tipo de cáncer más frecuente en el mundo y la incidencia de melanoma se está incrementando más rápidamente que cualquier otro cáncer. El aumento de la esperanza de vida y la excesiva exposición al sol por la búsqueda de un bronceado están contribuyendo a ese aumento. El melanoma cutáneo representa el 10% de las neoplasias cutáneas, pero es el responsable de más del 90% de las muertes por cáncer de piel y es uno de los más costosos, cuando se consideran el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento. El mayor gasto sanitario se realiza en el estadio metastásico.

“No queremos demonizar al sol. Al contrario, nuestro objetivo es que la población tenga un mayor conocimiento de sus beneficios, pero también de sus riesgos. Lo que vemos en las consultas y lo que la encuesta que presentamos hoy nos dice es que no hay conciencia de que el bronceado es una señal de daño en la piel. Estar moreno se vinculó hace décadas con un estatus de riqueza y, por ende, de bienestar. Sin embargo, la medicina dice todo lo contrario: la piel reacciona ante un daño solar produciendo melanina, bronceándose, y eso desencadena una serie de procesos acumulativos que terminan pasando factura en la salud de la piel”, según el Dr. Agustín Buendía, coordinador nacional de la campaña Euromelanoma.

Tras preguntar a más de 1.000 personas de 20 a 50 años con hijos en edad escolar de toda España, se evidencia que casi el 22% de los encuestados reconoce que no revisa los lunares de su piel y un 50,5% nunca ha revisado los lunares de su pareja. Además, el 75,9% no ha ido nunca al dermatólogo para que le evalúe algún lunar en la piel, según los datos de esta encuesta realizada por la empresa More than Research para la Fundación Piel Sana de la AEDV.

Dale la espalda

Con el lema ‘España tiene un problema con el cáncer de piel’, “la campaña Euromelanoma 2018 quiere hacer hincapié del impacto que supone el cáncer dermatológico”, según el Dr. Agustín Buendía.

“Nosotros hemos querido ir más allá, y lanzar dos mensajes más que queremos que calen entre la población: ‘Dale la espalda al cáncer de piel’ y ‘Un minuto vale una vida’, porque emplear unos minutos en la vigilancia puede ayudarnos a la detección precoz y con ello a un tratamiento más eficaz y mejor pronóstico”, señaló el Dr. Eduardo Nagore, uno de los dermatólogos coordinadores de esta campaña. Uno de estos lemas es el que se ha querido potenciar en un vídeo que la Fundación Piel Sana de la AEDV divulgará a través de su web fundacionpielsana.es y de sus redes sociales.

Porque como ha explicado el Dr. Eduardo Nagore, “la visita al dermatólogo y, sobre todo, la autoexploración de la piel es fundamental. Para realizar una buena vigilancia de los signos de sospecha de melanoma, necesitamos hacer una evaluación de la piel varias veces al año y, como no tenemos ojos en la espalda, debemos pedir a nuestra pareja, familia o amigos que nos ayuden a revisar aquellas zonas donde no llegan nuestros ojos. Sólo el 36% de las personas examina su espalda en busca de signos de cáncer de piel al menos una vez al año, según datos de la Academia Americana de Dermatología. Parece que no nos gusta pedir ayuda a los demás en términos de salud dermatológica, ya que el 43% de las personas rara vez o nunca pide a otra que le ponga crema protectora en su espalda”.

Por su parte, la doctora Yolanda Gilaberte, coordinadora también de la campaña, ha aclarado que “no tenemos que volvernos paranoicos con los lunares. Pero sí conocer los signos de sospecha que deben llevarnos a consultar con un dermatólogo. Por eso queremos aprovechar esta campaña para decir que es importante que nuestra pareja o familiar nos vigile los lunares de nuestra espalda. Pero no sólo ahí puede aparecer un melanoma, en realidad, puede aparecer en cualquier sitio. Hay sitios ‘raros’, como las uñas, el cuero cabelludo, la planta de los pies en los que la señal de alarma es el cambio: antes no había nada y ahora sí. Es lo que decimos nosotros, ‘el patito feo’, un lunar o una lesión que no nos gusta y que debe generar la sospecha de que algo ocurre y que debemos consultar con el especialista”.

Difusión de conocimiento

A pesar de que nuestro país lleva participando en esta campaña europea desde hace 18 años, todavía existe un gran desconocimiento entre la población española del cáncer de piel. Según la encuesta encargada por la Fundación Piel Sana de la AEDV, un 17,5% de la población no tiene claro que el melanoma es un cáncer de piel y tan solo un 2,4% señala las quemaduras solares por sí mismas como factores de riesgo para desarrollarlo. “Parece que sí hay más conciencia de que el sol y los rayos UVA son factores de riesgo, así lo dice un 53% de los encuestados, pero parece que no está claro qué o cómo puede contribuir en el desarrollo del cáncer”, detalla la Dra. Yolanda Gilaberte.

Como conclusión, el presidente de la Fundación Piel Sana de la AEDV, Pedro Jaén, insiste en que todavía queda mucho por hacer en materia de prevención y concienciación. “Por eso apostamos por esta campaña que tiene como principal objetivo la difusión de conocimiento, pero también abre la posibilidad, durante una semana, de pedir una cita para vigilar un lunar sospechoso”.

Los ocho consejos que debes tener en cuenta siempre para tomar el sol

Ocho datos que debes saber a la hora de tomar el sol

La firma Bionike nos recuerda que:

1. SPF: Estas siglas hacen referencia al:”Sun Protection factor” o factor de protección solar, en castellano, que representa la protección solar frente a la radiación UVB. El SPF que debes utilizar se relaciona con el tiempo que tu piel se mantiene “protegida” de los rayos del sol sin llegar a quemarse. Las pieles claras tardan entre 3 y 5 minutos y las menos sensibles 10 o más, mientras que las pieles oscuras pueden tardar hasta 40 minutos. Al multiplicar ese tiempo por el SPF/ FPS que indica el producto obtendrás la cantidad de minutos que estarás protegido.

2. Existen dos tipos de filtros, los químicos y los físicos. Muchos protectores incorporan en su formulación los dos tipos. Los químicos, absorben los rayos UVA y UVB protegiendo las capas más profundas de la piel y son poco densos, perfectos para las pieles grasas. La desventaja es que sus componentes pueden crear intolerancias (Octylcrylene, Octinoxate, Oxybenzone, Octisalate,...). Por su parte, los filtros fsicos o de pantalla contienen micropartículas como pequeños espejos que reflejan la radiación solar impidiendo que la piel la absorba. Son densos y pueden dejar la piel blanquecina, al no ser absorbidos por la piel son recomendables para pieles delicadas. Sus ingredientes habituales suelen ser el Titanium dioxide y Zinc oxide.

3. Filtros solares de amplio espectro: Este tipo de filtros protege frente a los rayos UVA, responsables del envejecimiento y UVB responsables del eritema. Se distinguen de los sencillos porque en el envase aparecen dos numeraciones, la primera para la protección UVB y la segunda para la UVA. En los protectores simples únicamente aparece la protección para los UVB.

4. La aplicación de los productos protectores debe realizarse de forma regular en todo el cuerpo una media hora antes de la exposición al sol, 2 gramos por centímetro cuadrado y de manera uniforme. No debes olvidarte de las zonas más delicadas, como son el cuello o los empeines.

5. El protector solar hay que volver a aplicarlo cada dos horas o después de haber sudado mucho o haber estado en el agua más de 40 minutos.

6. La ropa. Desde el principio de los tiempos el ser humano se ha protegido del exceso de rayos del sol con prendas de ropa.

7. Las personas que más deben extremar las precauciones con el sol son: Las de piel y ojos claros, quienes se expongan de forma prolongada al sol por su actividad, las que durante la infancia hayan tenido episodios de quemaduras solares, quienes tienen historia personal o un familiar directo con cáncer de piel y las personas con muchos lunares.

8. Entre las 11.30 h del medio día y las 15.00 h de la tarde no es recomendable exponerse al sol, ya que se trata de la franja horaria del día en la que irradia con más fuerza.

Últimas noticias