‘Resetearse significa volver a “cablear” esos circuitos neuronales que quedaron desconectados cuando éramos niños y nos atrevíamos con todo’

José Miguel Sánchez es un conocido motivational speaker especializado en Psicología del Trabajo y del Deporte

  • ‘Resetearse significa volver a “cablear” esos circuitos neuronales que quedaron desconectados cuando éramos niños y nos atrevíamos con todo’
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

24 de junio de 2019. 09:44h

Comentada
Madrid. 25/6/2019

José Miguel Sánchez es un conocido motivational speaker especializado en Psicología del Trabajo y del Deporte. Con más de 25 años de experiencia en la gestión de talento, su trayectoria profesional ha estado ligada a empresas de primer nivel como Kraft Foods, Coca Cola España, Monroe Europe o SHL Iberia, en España y Reino Unido, y el grupo tecnológico español ABS donde ha ocupado puestos de gran responsabilidad en el área de los Recursos Humanos.

En 2006 puso en marcha su propia consultora Talent Profits, que trabaja en proyectos globales de intervención en RR.HH. Coach de directivos y miembros de comité de dirección de empresas multinacionales y nacionales del IBEX 35. Además de profesor asociado de la IE Business School y de la IE University en Executive y en International MBA, así como en Grados Universitarios. Imparte las asignaturas Human Resources Management, Executive Coaching for Leaders, International Behavior y Leading People in Organizations. También ha desarrollado su labor docente como profesor visitante en Lituania y Arabia Saudí en las asignaturas de Talent Management y Resiliencia para toma de decisiones. Es autor de los libros La experiencia de resetearse y Poderoso como un niño, además de coautor de La buena gestión de Recursos Humanos, también ha participado en el libro Píldoras para Emprender.

- ¿Estamos a tiempo de mejorar nuestra vida?

- Siempre estamos a tiempo. Depende de cómo nos tomemos la vida, depende de cómo afrontemos las adversidades por las que todos vamos a pasar. Recuerdo un estudio en el que se identificaban hasta 7 grandes adversidades de media en la vida de un ser humano. No podemos huir de ellas, pero sí decidir cómo afrontarlas. Cuánto más resilientes seamos, más conseguiremos ver la parte buena de todo aquello que vivimos. No es lo que nos pasa, es lo que hacemos con lo que nos pasa lo que verdaderamente importa.

- Utiliza una palabra muy de moda: “resetearse”. ¿Qué significa resetearse para Jose Miguel Sánchez?

- No sé si está ahora de moda, pero cuando yo publiqué mi primer libro “Poderoso como un niño” en diciembre de 2013, donde daba 12 claves para resetearse, casi nadie hablaba del tema. Para mí, resetearse significa volver a “cablear” esos circuitos neuronales que quedaron desconectados cuando éramos niños y nos atrevíamos con todo, porque no teníamos miedo y éramos esponjas aprendiendo y, sobre todo, muy creativos.

- ¿Usted se resetea? ¿Cuándo comenzó a hacerlo?

- Sin duda. Realmente me di cuenta de que debía comenzar a resetearme cuando, trabajando con directivos en procesos de coaching ejecutivo, veía a personas muy poderosas cuyas principales limitaciones provenían, principalmente, de ellos mismos. Un 19 de marzo mi hija, con cinco años, me dio el regalo del día del Padre con una tarjeta; “para el mejor papi del mundo, aunque a veces se enfada”. Ahí me di cuenta de que yo también tenía que comenzar a resetearme para encontrar mi mejor versión.

- Reivindica el poder de los niños frente a los adultos. ¿Qué les hace tan poderosos?

- Sobre todo que no se limitan, a no ser que un adulto lo haga. El niño nace poderoso, casi sin miedos, pero según vamos creciendo, el entorno nos lleva a ver muchos peligros que, realmente, no existen. Ellos se comunican y se relacionan bien, son apasionados y se comprometen de verdad. Son seres confiados, solidarios y, por supuesto, aprenden rápidamente no teniendo miedo a asumir riesgos o cometer errores. Yo contrataría para mi empresa, sin dudarlo, a una persona que tuviera estas características que encontramos en la mayoría de los niños, que aún no han sido condicionados por adultos.

- ¿Deberíamos ser todos un poco Peter Pan y no querer crecer?

- No sé si esa es la solución, lo que si sé es que en la mayoría de mis talleres, conferencias y cursos realizo juegos muy divertidos en los que los profesionales adultos se ríen, juegan y se lo pasan muy bien. Siempre les digo que estoy muy contento de que aún no se hayan olvidado de jugar, algo que nos hizo tanto bien cuando éramos niños. Luego siempre encontramos una moraleja a ese juego que hemos realizado para que entiendan cómo funciona su cerebro.

- ¿Es usted ejemplo de lo que intenta transmitir a los demás?

- Hace muchos años que trabajo en ello, más de 25 años. Yo sé lo que es sufrir un brote de una enfermedad en la piel causada por una excesiva auto exigencia y por un estrés no bien gestionado. Ese día me di cuenta de que algo no estaba haciendo bien. Desde hace 17, años he alejado el estrés de mi vida, utilizando herramientas de la Psicología del Deporte, la Psicología del Trabajo y de otras disciplinas en las que también me he formado. Todos los días me encuentro delante de mis clientes en situaciones potencialmente estresantes, pero aplico técnicas para no dejar que ellas me desequilibren. Estas técnicas son las mismas que enseño a los participantes en mis talleres.

- Trabaja habitualmente en entornos empresariales. ¿Encuentra más jefes o líderes en las principales empresas de nuestro país?

- Partiendo de la base de que la mayoría de mis clientes son grandes empresas, debo decir que el número de líderes es más alto que lo que encontraríamos en empresas más pequeñas. Dicho esto, todavía hay un número importante de jefes que sólo dirigen y que no inspiran a sus equipos a dar lo mejor de sí mismos, que no son capaces de crear un entorno donde sus colaboradores se atrevan a equivocarse y a innovar poniendo encima de la mesa nuevas ideas que les ayuden a mejorar. Está cambiando, pero todavía queda camino por recorrer.

- ¿Cómo ayuda a los jefes a resetearse y convertirse en líderes?

- Además de trabajar individualmente con directivos y presidentes de compañías como coach ejecutivo, hace tiempo, diseñé algunos programas que trabajan específicamente en este tema. Para ser un líder, primero tienes que ser capaz de auto liderarte. La gestión de los cambios, de las emociones, del estrés y de la adversidad son claves en el liderazgo. Desde aquí, ser capaz de influir positivamente en tu equipo, a través de la empatía, es una habilidad indispensable para conseguirlo. Estos conceptos los desplegamos prácticamente durante los talleres y las sesiones de coaching.

- Por último, un consejo para que todos vivamos una vida grande.

- Quizás sea la pregunta más sencilla de toda la entrevista, por lo compleja que parece. Tener confianza en mis capacidades, creer en mí, eliminar el miedo innecesario de mi vida y conocer aquellas cosas que me apasionan y que además se me dan bien, son algunos de los ingredientes. Pero sin duda, la clave del éxito de un ser humano es que encuentre equilibrio en todos los ámbitos en los que se mueve; personal, laboral, familiar, ocio, etc, generando en sí mismo y en los demás emociones positivas que le lleven a rendir en su mejor versión en cada uno de estos ámbitos. Aprender a gestionar mis emociones para, desde ahí, conectar con las emociones de los demás es lo que nos hará vivir una vida grande.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs