Teatro

Javier Adrados: «O están los tres o Mecano no volverá»

El artista celebrará su cumpleaños en Madrid con los integrantes de «La fuerza del destino»

Javier Adrados, amigo y agente de Nacho Cano en España, habla sobre la vida en Miami del artista –reconvertido ahora en profesor de yoga–, la posible vuelta del grupo con el que alcanzó la fama y su deseo de volver a Madrid para celebrar su 51º cumpleaños: «Tiene muchas ganas de ver a sus amigos, porque, como vive permanentemente en Miami, tiene poco tiempo para estar con ellos. Es feliz en EE UU pero le gusta acercarse a Madrid cada cierto tiempo», asegura.

–Se ha publicado que Nacho viene con ganas de encender los enfrentamientos con los productores del actual «Hoy no me puedo levantar».

–No lo creo. Está harto de polémicas. Pasará unos días en Madrid, estará con su familia y amigos, y nada más.

–¿Cómo es su vida en Miami?

–Sigue centrado en el Bikram Yoga y es muy feliz.

–¿No compone temas?

–Que yo sepa, no.

–Sigue con la periodista Cristina Arambarri.

–Sí. Llevan juntos unos años y les va muy bien.

–¿Se plantean una boda?

–No. Vamos, conociéndolo como lo conozco, no lo creo.

–¿Ha mejorado su relación con su hermano José María? Porque estuvieron mucho tiempo sin hablarse.

–Ahora sí que se hablan. Uno vive en Miami y el otro en Londres, y se ven poco. Pero la Nochebuena del 2013 la pasaron juntos en Madrid, en casa de sus padres.

–¿Mantiene amistad con Ana Torroja?

–Son buenos amigos. Siempre se han llevado muy bien.

–¿Y no contemplan la vuelta de Mecano?

–Esa idea está aparcada de momento.

–Pues se dijo que cabía la posibilidad de que formaran un dúo...

–No es cierto. O vuelven los tres con Mecano o nada.

Con quien sí forma tándem Nacho Cano es con Cristina Arambarri, a la que conoció hace algo menos de cuatro años en Madrid. Ella era productora de televisión, mientras que él, precisamente, estaba preparando su proyecto del «Bikram Brickell Hot Yoga Studio», un centro de 4.550 metros cuadrados, inaugurado en Miami en julio de 2011 al que asisten numerosas estrellas de la televisión, del cine o la canción. Por ejemplo, Alejandro Sanz, Elsa Pataki, Paulina Rubio o Madonna.

José Manuel, uno de los amigos americanos de Cristina, desvela a LA RAZÓN que «es una mujer muy discreta y muy inteligente. Sabe mantenerse al margen de polémicas y ayuda a Nacho todo lo que puede. Gracias a ella, el cantante ha podido encontrar la estabilidad que le faltaba».

Poco a poco, la joven se fue introduciendo más y más en el mundo laboral de su novio, y hoy es la directora del citado centro. El ex de Mecano ha hecho de la disciplina que le salvó de los dolores causados por una molesta hernia discal todo un negocio que comparte con su pareja. A sus casi 51 años es uno de los empresarios de mayor éxito en Miami, y dicen que en su centro hay inscritos más de cinco mil socios.

El 26 de este mes de febrero, Nacho Cano estará en Madrid para celebrar con sus amigos una gran fiesta por su 51 cumpleaños. Con la excusa de que le han invitado a presenciar el espectáculo «La fuerza del destino» (que supone un tributo a Mecano, el grupo que fundó junto a su hermano José María y a Ana Torroja hace más de treinta años), el artista y profesor de yoga piensa reunirse con sus íntimos para recordar viejos tiempos y ponerles al día de su nueva vida. Pero otros han querido ver en este gesto un apoyo a «La fuerza del destino» (en el que trabajan algunos de los antiguos bailarines y cantantes que colaboraron con Nacho en la primera versión de «Hoy no me puedo levantar» y en «A») y un nuevo enfrentamiento con el vigente «Hoy no me puedo levantar». Como recordarán, Nacho, que cedió los derechos del espectáculo original a uno de sus productores, acusa a los actuales responsables de este musical de «haber pervertido el montaje». Él fue quien creó la primera versión, y sus desencuentros con los responsables de la segunda llegaron a su máxima expresión cuando el año pasado se le negó la entrada a Cano y a sus padres al estreno de esta nueva versión. Y la «pelea» verbal que se organizó en la puerta del teatro fue tan desagradable que hizo correr ríos de tinta en los medios de comunicación. Desde entonces, los cruces de acusaciones están a la orden del día.