Actualidad

La Copa Davis, la prueba de fuego de Piqué y Shakira

La gran cita del tenis, que arranca hoy en Madrid, lleva el sello del futbolista y su primera medida no ha sorprendido: “colocar” a su mujer como artista estrella de la clausura. Eso sí, con una rebaja en su “caché”

La gran cita del tenis, que arranca hoy en Madrid, lleva el sello del futbolista y su primera medida no ha sorprendido: “colocar” a su mujer como artista estrella de la clausura. Eso sí, con una rebaja en su “caché”

Publicidad

Ha disputado finales de la Copa del Mundo, ha jugado en algunos de los mayores estadios del mundo y se ha enfrentado a periodistas incómodos. Aunque está acostumbrado a “torear” en grandes plazas, Gerard Piqué no esconde su inquietud: “Para serles sincero, estoy un poco nervioso”. Estas declaraciones hacen referencia al arranque de la Copa Davis, que se celebra desde hoy y hasta el domingo en la madrileña Caja Mágica. Y no, no es que Piqué haya cambiado el balón de fútbol por la raqueta. Este proyecto tienen más que ver con la faceta empresarial del deportista catalán. El astro del Barcelona es uno de los fundadores del grupo que se ha hecho cargo del nuevo formato de la competición. Una de las primeras decisiones que ha tomado no extrañó a muchos: “colocar” a su mujer como artista estrella de la jornada clausura. Eso sí, con un “caché” más bajo del habitual.

No en vano, antes incluso del comienzo, muchos se refieren ya a esta Copa Davis como el “Mundial de Tenis”. El formato recuerda a las grandes citas futbolísticas, de hecho, se ha publicado que la idea nació en la mente de Piqué cuando España se hizo de oro en Sudáfrica: los 18 mejores equipos compiten en una misma semana en una misma sede. La apuesta es arriesgada pero tienen margen de mejora: Kosmos Tennis adquirió los derechos de explotación de la cita durante los próximos 25 años por unos 3.000 millones de euros. Alguno de los socios de la empresa ha reconocido que al principio cuentan con perder dinero.

Publicidad

De momento, todo está preparado para la prueba de fuego en Madrid. La inauguración correrá a cargo de un grupo recién llegado de tierras estadounidenses: los siempre polémicos miembros de Taburete (algunos les aman y otros muchos les odian) saltarán al firme para hacer vibrar a un público que acudirá dispuesto a vivir emociones fuertes. Como estaba anunciado, el atractivo (musical) de la clausura será Shakira, aunque los organizadores no han descartado que haya alguna que otra sorpresa.

Publicidad

Curiosamente, la cita coincide (más o menos) con la reaparición de Shakira en los escenarios después de una serie de hemorragias en las cuerdas vocales que hicieron que la colombiana viviese algunos de los momentos más amargos de su vida. Tanto que se vio obligada a posponer la gira mundial de su álbum “El dorado”. Así lo cuenta en el documental que recoge los primeros conciertos tras su vuelta a los escenarios.

Mil y una polémicas

No es un secreto que Piqué es un personaje que da que hablar. De hecho, él mismo es plenamente consciente de ello, tal y como ha confesado en alguna ocasión. Consciente de que su carrera en la máxima competición tiene los días contados por una cuestión física, el catalán empezó hace algunos años a compaginar la que es su gran pasión con otro campo que, por lo que parece, no le disgusta: los negocios. Puede que se guarde algunos en secreto, pero otros tantos han ido dándose a conocer poco a poco. Él mismo habló sin tapujos de sus finanzas en el programa “La resistencia” de David Broncano. Entre su lista de inversiones figuran compañías de alimentación, de gafas de sol, inmobiliarias, desarrolladores de videojuegos o fabricantes de bebidas isotónicas. Y, por supuesto, organizadores de competiciones deportivas al más alto nivel.

Publicidad

Famoso por no tener pelos en la lengua, puede que la penúltima polémica de Piqué, y una de las más comentadas, sea la disputa del central con el líder de Vox en la Comunidad de Madrid, Javier Ortega Smith. La riña se produjo en la presentación de a Copa Davis. “A Piqué no le saludo ni hoy ni ayer ni nunca. Un jugador que ha despreciado a España y que ha abogado por la división no me gusta para nada”, dijo el político. La tensión se palpaba en el ambiente, ya que ambos se encontraban a pocos metros de distancia.