Actualidad

De Isabel Torres a Lidia Bedman: la derecha se pone de moda

Torres, Bedman y Villena marcarán el pulso del ESTILO en esta campaña. Siempre en un segundo plano, las esposas de los líderes de los partidos de centro derecha son el fiel apoyo de los candidatos a la Moncloa.

Torres, Bedman y Villena marcarán el pulso del ESTILO en esta campaña. Siempre en un segundo plano, las esposas de los líderes de los partidos de centro derecha son el fiel apoyo de los candidatos a la Moncloa.

Publicidad

Publicidad

Isabel Torres, mujer de Pablo Casado

Traje sastre de falda lápiz, su básico

Publicidad

Psicóloga, psicopedagoga y madre. Así se define la mujer de Pablo Casado en su cuenta de Instagram. Discreta, pero siempre a su lado, Isabel Torres es el bastión del líder popular, su paz y su fuerza. La admiración que se profesan es mutua y por eso le acompaña siempre que puede. Es quien le da estabilidad y calma, incluso cuando Casado se enfrenta a un debate televisivo o un discurso importante. En esos momentos, ahí está ella, a su lado, apoyándole, sin resultar invasiva, discreta, pero asertiva a la vez. Es la perfecta anfitriona y sus dotes de psicóloga le presuponen ciertas habilidades en las relaciones interpersonales que demostró ya cuando Pablo era presidente de Nuevas Generaciones y le acompañaba a las copas de Navidad. Incluso ejerce como asesora de su marido si hace falta. Hasta en eso se compenetran a la perfección. Le acompaña siempre que puede, cree en lo que hace Casado y se ha «aliado» con su jefa de prensa, María Pelayo, para conseguir que el líder popular llegue puntual a sus miles de compromisos, sin olvidarse de que pueda alguna vez descansar. Isabel es hija de Luis Torres Candela –su abuelo fue el creador de la marca de caramelos Damel– y María Dolores Orts, descendiente de la familia propietaria del grupo hotelero Huerto del Cura. Se conocieron cuando estudiaban en la universidad y ambos residían en colegios mayores. En una de tantas fiestas universitarias se vieron por primera vez y desde ese momento, el ahora presidente del Partido Popular no la ha podido olvidar. Incluso solía decir a sus más cercanos que no podía dejar de pensar en ella. Ya de novios, cuando Casado empezó en las filas populares, intentaban verse un rato todos los días, pero había un pacto: en sus encuentros no se hablaba de política. Se unieron en matrimonio en el año 2009 en la basílica de Santa María de Elche, cuando Casado ya era presidente de NNGG. Son padres de dos hijos, el más pequeño, Pablo, tiene apenas cuatro años y nació prematuro, por lo que tuvo que pasar varias semanas en el hospital. Fueron muchos meses de angustia y miedo, pero afortunadamente el pequeño está bien. Se profesan una admiración mutua y el líder popular recuerda siempre los días que Isabel tuvo que pasar en el hospital cuando dio a luz a la semana 25 de gestación. No la dejó ni un segundo y cuando se le pregunta si la admira más desde entonces, el líder del PP suele decir que siempre la ha admirado muchísimo, también entonces. Son muy familiares y los fines de semana que Casado tiene que dar algún mitin, Isabel suele acompañarle junto a sus hijos para así poder pasar el mayor tiempo posible los cuatro juntos, algo que cuidan mucho. Es por eso que el líder del PP, siempre que su apretada agenda se lo permite, prefiere dormir en casa.

Publicidad

La mujer perfecta

La mujer de Casado es ejemplo de corrección. Su estilo, de corte clásico y sencillo pero bastante fresco, es perfecto para el papel que parece adoptar: un segundo plano que no busca ensombrecer a su marido sino acompañarlo. Esto se observa en la ausencia de piezas importantes de joyería. Le gusta llevar zapatos de salón de tacón con puntiagudos y su mejor aliada para cualquier estilismo es la blusa de manga corta y solapas de muesca, que lleva tanto con vaqueros como con un traje sastre de falda lápiz. Esa es una pieza 100% Isabel Torres.

Lidia Bedman, mujer de Santiago Abascal

Vestidos largos con botas altas

Lidia Bedman, la mujer de Santiago Abascal, es una discreta joven de 33 años que tiene su vida al margen de la política. Conoció a Abascal cuando éste era el presidente de Denaes. Entonces, ya tenía un blog de moda mientras estudiaba la carrera de Publicidad en la universidad San Pablo CEU. Antes del «boom» de Vox, la mujer de Abascal contaba con más seguidores en las redes sociales que su marido. Se casaron por la Iglesia un 9 de junio y tienen dos hijos: Jimena, una niña con mucha personalidad que pregunta a su padre cada vez que sale de casa cuándo va a volver; y el pequeño Santi, que vino al mundo en las elecciones generales de 2015, motivo por el cual, aunque Vox se presentaba a los comicios, Bedman no pudo ir a votar. Comparte con su marido la afición por el deporte y por mantenerse en forma. De hecho, acude casi todos los días al gimnasio y Juanjo Trainer, el entrenador de las famosas, le reta con las tablas más complicadas, algunas de «crossfit». Blusa que se pone, blusa que se agota en las tiendas. «Influencer», da consejos de moda y belleza, de ropa infantil, e incluso interactúa con sus seguidoras, pero nunca habla de política. Durante mucho tiempo se ha mantenido al margen del papel público de Abascal, aunque en los inicios del partido, cuando aún eran novios, ayudaba al hoy líder de Vox repartiendo trípticos. Pero ahora, incluso desde antes de los 12 escaños sorpresa de Andalucía, comenzó a cuidar mucho que en sus fotografías no apareciera ninguna de él de frente, algo que nunca ha impedido que le declare su amor, su admiración y le diga lo «padrazo» que es. Pese a este papel en segundo plano, en el segundo round del partido, el Vistalegre Plus Ultra que congregó a más de 13.500 personas, el líder de Vox le pidió expresamente que quería que estuviera presente toda su familia. Acudieron la madre y la abuela de Abascal, sus cuatro hijos y Bedman, que subió alguna instantánea de la pequeña agitando una bandera de España, siempre con cuidado para no sacar su rostro. En el día de la Hispanidad, Lidia acompañó a Santiago Abascal a la recepción del Palacio Real, dio un paso más, se dejó ver en alguna fotografía junto a él en su Instagram e incluso le dedicó una canción con la que le recordaba que siempre estaría a su lado. Estilosa, sabe vestir para cada ocasión y así lo hizo en los premios Princesa de Asturias. Suele confesar que la prenda favorita de su armario son los vaqueros, que suele combinar con algún blazer y zapatos de tacón. Es una madre todoterreno, de las que se puede pasar horas jugando con el pequeño Santi un día que está pachucho, y le gusta organizar cumpleaños temáticos a sus hijos en los que ella misma prepara hasta el atrezzo y los juegos. También, aprovecha cuando puede para organizar algún plan con sus amigas. Le encanta viajar, la pasta, disfruta con los desayunos y la fotografía, pero si hay algo que adore es su Alicante natal, donde aprovecha siempre que puede para escaparse, pasear, jugar con sus hijos en la arena... Al igual que Abascal, es muy familiar, católica, y su día favorito es el domingo porque es cuando puede reunir a toda la familia «para ella sola».

La más «trendy»

Bedman ha llegado a la política con una sólida trayectoria como «influencer». Vemos cómo le apasionan los bolsos de tamaño medio con un diseño importante, ya sean modelos joya de Mibuh o el modelo Kate de Saint Laurent. Además, caracterizan su estilo las gafas muy llamativas y los vestidos largos y vaporosos de firmas como Muñeca de Trapo, que le gusta combinar con botas altas de corte cowboy. Además, es embajadora de la tienda de la familia de su marido, Moda Abascal.

Manuela Villena, mujer de Juanma Moreno

Apuesta por las marcas españolas

La primera dama de San Telmo, la mujer del presidente de Andalucía, tiene 39 años y es licenciada en Ciencias Políticas. Leal, comprometida y siempre dispuesta, Manuela Villena conoce bien el significado de la palabra sacrificio. Fue en 2004, en un Congreso Nacional del PP cuando se conocieron y surgió el «feeling». Manuela era representante de NNGG de Granada y Juanma diputado por Málaga. Dos años después, se casaron en Granada y ahora tienen tres hijos de 10, 9 y 5 años –Juanma, Fernando y Alfonso–. Manuela contó en un vídeo de campaña cómo le pidió Juanma matrimonio: fue en la boda de unos amigo. «Me miró a los ojos y me preguntó si quería casarme con él». Dijo «sí». Villena nació en la localidad granadina de Padul, donde su padre se dedicaba al sector agrícola y su madre era ama de casa. Quería estudiar Periodismo, pero finalmente se decantó por Ciencias Políticas para quedarse en Granada. Su condición de politóloga le permite asesorar a su marido a la hora de tomar decisiones. «Seguiré al lado de Juanma apoyándole y aconsejándole lo mejor posible». Su familia y sus amigos la llaman «Manu» y cuentan que en su etapa universitaria era muy aplicada y más de uno se sacó la carrera con sus apuntes. De hecho, terminó Ciencias Políticas como primera de su promoción y 27 matrículas de honor. No es de dejar las cosas para el último día y le dedicaba unas diez horas diarias al estudio, su éxito se basa en el esfuerzo y en la constancia. Moreno ha dicho en alguna ocasión que su carrera política ha podido perjudicar a las aspiraciones de su esposa, y tiene algo de razón. En la reseña del diario local en la que celebraban los logros académicos de la granadina, la joven decía que deseaba «dedicarse pública y activamente a la política». Aunque es muy discreta y prefiere estar en un segundo plano, se dejó ver en mitines junto a su marido y también le acompañó en el día de la Hispanidad. Se mantiene en forma haciendo «running» y le gustan los toros y la música española. Actualmente, trabaja como responsable de Relaciones Institucionales Sanitarias en una empresa farmacéutica, labor con la que de momento continuará. Antes de que Moreno Bonilla se marchara a Andalucía para liderar el PP, inició su carrera profesional en Madrid como asesora y consultora política en el ámbito público, pero tuvo que renunciar para volver a Sevilla y seguir a su esposo. Los dos son muy familiares y «hogareños». Cuando sus agendas se lo permiten, lo que más les gusta hacer es pasar tiempo con sus hijos y disfrutar de largos paseos al aire libre. A Manuela le encanta la cocina, la buena mesa y la comida «healthy», en su despensa no faltan quinoa o cúrcuma. Le gusta la moda, aunque su estilo pasa por vestir sin grandes estridencias. Adora a sus padres y especialmente a su hermana, Lala, su amiga, confidente y siempre leal apoyo. Se confiesa católica, y le gusta ir a misa cada vez que le es posible.

El descubrimiento

Posee el estilo más interesante de todas, con una apuesta por marcas españolas como José Hidalgo o Vogana, a las que suele recurrir en momentos importantes. Una de las marcas de la casa son las mangas abullonadas, que le dan siempre un aspecto muy «cool». Pero también le gustan los pequeños detalles, como los bolsos de reducido tamaño: destaca el modelo Matelassé de Miu Miu con el que se la ha visto varias veces y que está valorado en 990 euros.