La Duquesa de Alba reparte sus títulos

Su hijo Alfonso, duque de Aliaga, solicita siete de sus dignidades nobiliarias, entre las que se encuentran tres Grandezas de España y dos títulos del siglo XV

ÁLBUM FAMILIAR de la familia de Alba
ÁLBUM FAMILIAR de la familia de Alba

Como continuación del pacto al que, hace ahora un año, llegó con sus hijos para distribuir en vida buena parte de la titularidad de sus bienes, la Duquesa de Alba ha comenzado a repartir entre ellos varios de sus casi cinco docenas de títulos aristocráticos.

Como continuación del pacto al que, hace ahora un año, llegó con sus hijos para distribuir en vida buena parte de la titularidad de sus bienes, la Duquesa de Alba ha comenzado a repartir entre ellos varios de sus casi cinco decenas de títulos aristocráticos.

En virtud del acuerdo, Alfonso Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart acaba de solicitar la sucesión en siete de los títulos que hasta hoy ostentaba su madre. La petición, realizada ante la División de Derechos de Gracia y otros Derechos, de la Subsecretaría del Ministerio de Justicia, incluye no sólo las dignidades de conde de Guimerá y de Ribadeo o las de marqués de Orani y Almenara, sino otras tres que llevan aparejadas la Grandeza de España: conde de Palma del Río, conde de Aranda y duque de Híjar.

El capricho de Cayetana

La solicitud se ha cursado por el sistema de distribución, medio contemplado expresamente en el artículo 13 del Real Decreto de 1912 que regula distintos aspectos de la sucesión nobiliaria. El precepto hace posible que aquellos que posean «dos o más Grandezas de España o Títulos del Reino» puedan distribuirlos entre sus hijos y descendientes directos, siempre que cuenten con la aprobación del Rey y que reserven el principal para el inmediato sucesor. El ningún momento se ha puesto en duda, por tanto, que el ducado de Alba de Tormes, que da nombre a la más conocida casa nobiliaria española, pasará al primogénito de la Duquesa, Carlos Fitz-James Stuart, que ostenta el título tradicional de los primogénitos de los duques de Alba, el de duque de Huéscar. A diferencia de la cesión, en la que la dignidad nobiliaria pasa a un nuevo titular no primogénito, pero tras su fallecimiento revierte en el tronco familiar principal, al que correspondía en un principio, la distribución supone que el nuevo titular se convierte en «cabeza de línea», por lo que sus descendientes directos podrán heredarla. Esta distribución de los siete títulos realizada por la Duquesa de Alba ha implicado, por tanto, la conformidad previa del duque de Huéscar y sus hijos, Fernando y Carlos Fitz-James Stuart y Solís, a los que el procedimiento administrativo concede treinta días para elevar alegaciones que lógicamente no serán presentadas.

Entre los títulos de los que la Duquesa de Alba se desprende figura uno especialmente entrañable para doña Cayetana, el Ducado de Híjar, herencia por línea materna.

Alfonso Martínez de Irujo (Madrid, 1950) era ya duque de Aliaga, título que heredó directamente de su abuelo, el XVII duque de Alba, a los cuatro años de edad. De su matrimonio en 1977 con María de Hohenhole tuvo dos hijos, Luis y Javier. En la actualidad, es decano del Consejo Permanente y Diputación de la Grandeza de España.

Cuando culmine la primera etapa en el proceso de distribución de títulos en la Casa de Alba, iniciada con esta petición del duque de Aliaga, Cayetana pasará a ostentar únicamente 41 títulos nobiliarios, de los que diez tienen asociada la Grandeza de España.