La mala memoria del juerguista Andrés de Inglaterra

La prensa británica saca a la luz más fotografías de las fiestas del hijo de Isabel II en el mismo día en que un asesor de Sri Lanka le ha acusado de racista

La prensa británica saca a la luz más fotografías de las fiestas del hijo de Isabel II en el mismo día en que un asesor de Sri Lanka le ha acusado de racista

Se dice popularmente que las mentiras tienen las patas muy cortas, pero parece que Andrés de Inglaterra no ha interiorizado este dicho tan repetido por las abuelas. El hijo de Isabel II dijo en la polémica entrevista que ofreció este fin de semana a la BBC que a él no le iba eso se salir de fiesta. Lo hizo para justificar su no implicación en la famosa orgía que compartió con un grupo de menores en una isla y en la que también participó el multimillonario Jeffrey Epstein. Apenas unas horas después, la prensa británica, y en concreto el Daily Mail, sacó a la luz una serie de fotografías que no dejan en buen lugar a Andrés de York. En ellas se le ve disfrutando de una fiesta en una piscina en la Riviera francesa en julio de 2008.

La “reunión” fue organizada por el magnate del vino Claude Ott apenas unas semanas después de que Epstein fuera procesado por traficar con una niña menor de edad y obligarla a prostituirse. En las imágenes, el príncipe Andrés aparece muy sonriente agarrado de la cintura de varias mujeres. Una de ellas incluso amaga con lamerle la cara ante la pasividad del hijo de Isabel II. En otras instantáneas aparece muy pegado a otra joven, tanto que incluso sus narices se chocan. Los medios británicos, en especial el “Daily Mail”, han montado grandes galerías de fotos y han recopilado “joyas juerguísticas” de la carrera un príncipe que va camino de ser destronado. Para empezar, en el Reino Unido ya se cuestiona su participación en algún acto benéfico, algunas de las citas favoritas de la Corona.

Y por si la resurrección del escándalo Epstein fuera poco, la sombra del racismo también planea sobre el duque de York. En este caso la acusación viene de boca de un asesor de Sri Lanka que pasó por el Palacio de Buckingham en 2012. Rohan Silva ha asegurado que el príncipe Andrés le ofendió no en una, sino en dos ocasiones mientras se encontraba trabajando en Downing Street. En concreto, afirma que el “royal” hizo uso de un lenguaje “inapropiado”.

Beatriz de York, ¿sola hacia el altar?

El tercer quebradero de cabeza del príncipe Andrés tiene que ver con la boda de su hija. Beatriz de York se casará en primavera de 2020 con el empresario italiano Edoardo Mapelli. Como padre de la protagonista, hasta ahora se daba por hecho que sería el encargado de acompañarla hasta el altar, un extremo que ha pasado a estar en el aire. Además, ya se ha hecho público que la boda será “de perfil bajo”: no se televisará ni se sufragará con dinero de los contribuyentes, así como tampoco tendrá por escenario ninguna de las propiedades de la familia.