La princesa solidaria

La princesa Nora de Liechtenstein, en el puesto de la Fundación Educación Activa
La princesa Nora de Liechtenstein, en el puesto de la Fundación Educación Activa

El Rastrillo de Nuevo Futuro llega hoy a su fin después de diez días en los que se han batido récords en generosidad y altruismo. Tras la visita de la Reina y Doña Letizia el viernes, muchos famosos han querido aprovechar el fin de semana para dejarse ver y contribuir a mejorar la vida de los 7.000 niños que viven en los 140 hogares de la organización. Una de las comprometidas con la causa y asidua visitante del pabellón de la Pipa de la Casa de Campo es la princesa Nora de Liechtenstein: «Llevo viniendo a El Rastrillo muchísimos años. Creo que es totalmente necesaria una iniciativa solidaria de este calibre», confesó a LA RAZÓN mientras atendía a las visitantes al puesto de la Fundación Educación Activa. «Mi vinculación con esta fundación es profunda: aunque participio en muchas otras, ésta la fundó mi cuñada, Fátima Guzmán, y por ello me impliqué desde el primer momento. Ahora mismo soy la presidenta del patronato, y aunque no participo en las funciones diarias –eso se lo dejo a los profesionales–, sí me implico con todas sus actividades públicas».

Concienciar y ayudar

Educación Activa nació con el fin de ayudar a aquellos que sufren trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), «un problema que apenas se conoce», afirmó la princesa Nora. «Aunque poco a poco vamos concienciando a la sociedad de que es un trastorno que necesita tratamiento, sigue habiendo mucho desconocimiento», y por eso desde la fundación intentan que «los niños, los padres y los profesores se den cuenta de cómo hay que actuar con personas hiperactivas. Los niños mismos deben aprender sus pautas, igual que los adultos, aunque en los pequeños es más importante crear hábitos y horarios para evitar el fracaso escolar, los problemas de comportamiento y las dificultades en las relaciones socio-familiares».

En El Rastrillo es habitual la presencia de asociaciones y fundaciones, tales como la Asociación Española Contra el Cáncer, la Fundación Caico, Alia2 o la del Real Madrid. Y es que además de recaudar fondos para los hogares de Nuevo Futuro, cada año en el pabellón de la Pipa se realiza la importante labor de dar a conocer este tipo de iniciativas.

Una novedad importante de esta edición ha sido el incremento en el número de voluntarios: ha habido un 15 por ciento más que en 2012. «Ver la entrega de los organizadores te hace querer hacerlo tú igual de bien. No importan las horas que echemos, porque es por una buena causa», afirma Rosa Riu, del puesto Quinta Avenida. Junto a Marta Irigoyen y María Luisa Fontana , lleva seis años acudiendo puntualmente a la cita solidaria. «Este año ha ido bien, aunque tampoco fenomenal. Por mucho que lo intentemos, la crisis se nota, y las subvenciones se han reducido, pero sigue siendo increíble ver a tanta gente dar su disponibilidad por los niños de Nuevo Futuro», opinó.

El respaldo de las «celebrities»

Incluso Marujita Díaz (última a la dcha.) quiso pasar por El Rastrillo antes de que llegara a su fin, y se sentó, muy digna y enjoyada, en el puesto de Las Xanas. Allí contribuyó a vender collares, tocados y otras joyas, mientras se recolocaba las que ella llevaba. Otras famosas que no quisieron perderse la cita solidaria fueron Arancha de Benito (izda., de lunares), que acudió junto a su nuevo novio, Agustín Etienne, y se puso un alegre mandil para servir mesas en La Parrala, sonriendo y conversando con los comensales. La ex Miss España Paquita Torres (izda.) lució un «look» mucho más serio y formal mientras realizaba algunas compras en los puestos, y Marina Danko expuso una pequeña muestra de su colección de joyas, MoonLove, en el puesto de Vía María. «Estoy encantada de poder colaborar», afirmó sonriente.