La enfermedad sale del armario

Hollywood pierde poco a poco sus complejos incluso detrás de las cámaras. Lejos de seguir en el olimpo del estrellato, y dado que la Prensa se ceba con sus aspectos más íntimos, algunos famosos de renombre han decidido atajar el tema y convertir su lucha en algo público. Ahora ha sido Michael Douglas (en la imagen, portada de la revista «Ney York» con un ojo pintado para promocionar su nuevo filme) quien ha hablado de su pelea contra el cáncer de garganta, pero la semana pasada conocíamos de primera mano la guerra de Angelina Jolie (abajo) en la prevención contra este mal. La actriz no dudó en realizarse una mastectomía para reducir sus probabilidades genéticas de padecerlo. También en nuestro país hemos tenido la puerta abierta a casos que desconocíamos. La modelo Nieves Álvarez decidió que era su deber escribir un libro sobre su propio problema: la anorexia. «Nadie sabía en casa que yo quería ser modelo, pero era lo que más deseaba en el mundo. Pensé que podía serlo cuando aún no había cumplido los quince años, y ese deseo coincidió con el inicio de mi enfermedad». Así comienza el testimonio de la modelo sobre una enfermedad muy común en el mundo de la moda. En «Yo vencí a la anorexia» (Temas de Hoy), Nieves desvela que su única obsesión era estar muy delgada y su decisión de revelarlo era provocar una llamada de alerta sobre el impacto de los cánones estéticos. Anastacia y Kylie Minoge son otros personajes que han visto mermada su actividad por una enfermedad hecha pública para que sirva a otros en su propia lucha.