La princesa desdibujada

Mónaco enfurece ante la versión hollywoodiense de la vida de Grace Kelly, encarnada por Nicole Kidman y donde Paz Vega será Maria Callas

Grace Kelly y Nicole Kidman
Grace Kelly y Nicole Kidman

Tiene las mismas ondas rubias, la enigmática mirada y una belleza limpia, armónica. Son las primeras imágenes del «biopic» sobre la vida de Grace Kelly. El parecido es tan asombroso que podría decirse que Nicole Kidman es su reencarnación. Y lo va a ser en la gran pantalla, contra la voluntad de los Grimaldi, ya que les horroriza la idea de ver un fragmento de su vida llevado al cine.

Tanto el soberano, Alberto II de Mónaco, como sus hermanas, las princesas Carolina y Estafanía, han hecho lo posible por controlar la imagen que traslada el nuevo filme del francés Olivier Dahan, el mismo realizador que contó en fotogramas la vida de la cantante Edith Piaf y le dio la posibilidad a Marion Cotillard de alzarse con un Oscar.

Pero al ver que sus intentos han sido vanos, han puesto el grito en el cielo por vía oficial. La tríada monegasca ha denunciado en un comunicado que la película «relata una página, reescrita e inútilmente ''glamourizada'' de la Historia del Principado de Mónaco y de sus familias, conteniendo además importantes inexactitudes históricas y una serie de escenas puramente de ficción». Los servicios de Palacio han hecho saber que el guión que se hizo llegar a la familia «suscitó gran asombro». Tanto, que los hijos de la Princesa Grace sometieron a los productores una «numerosa» batería de propuestas y modificaciones pero «no todas fueron tomadas en consideración», tal y como deplora el gabinete del Príncipe Alberto. «El Palacio no puede admitir que la producción de este filme dé a entender que sus altezas lo aprueban de ninguna manera», reza el comunicado.

Sin embargo, los responsables del filme parecían haber tomado muchas precauciones. Al menos es lo que se desprende de las declaraciones hechas a «Paris Match» hace unas semanas, en las que su productor, Pierre-Ange Le Pogam, se mostraba especialmente preocupado por no incurrir en ningún «error de protocolo».

«Aquí, fantasía ha de rimar con credibilidad, exigencia total», explicaba, haciendo gala de una total «transparencia» respecto a Palacio, puesto que quería obtener la autorización para rodar en Mónaco. «Les hicimos leer dos veces el guión. Sus representantes, con los que hemos tenido una relación constructiva y respetuosa, no nos pidieron cambios significativos. Sólo nos señalaron dos o tres puntos que les parecían exagerados respecto a la realidad», matiza Le Pogam, quien reconoce que no todas las peticiones se tuvieron en cuenta.

La cinta, que se estrenará en 2014, no retrata toda la vida de Grace Kelly sino sólo un periodo muy concreto y, quizá, uno de los más desconocidos: cuando, a primeros de los sesenta, recién casada con Rainiero, Mónaco vive una gran tensión con la Francia de Charles de Gaulle, una batalla económica y política que desembocará en una nueva Constitución monegasca en 1962.

Quien está encantada con su papel es la actriz australiana, que confiesa sentirse «fascinada» por la princesa, y particularmente interesada «por el camino que Grace recorre aquel año para pasar del cine a la realeza», explicaba recientemente Kidman al diario «Le Figaro». Según ella, no es exactamente un «biopic», sino un fragmento de vida en el que se desvela «su gran humanidad y también sus miedos y debilidades». Con su matrimonio en 1956, Grace Kelly puso fin a su carrera como actriz. «Tiene hijos y tiene responsabilidades, pero lo que echa de menos es algo que le apasiona desde siempre: actuar», afirma Nicole Kidman, que comparte cartel con el británico Tim Roth en el papel de Rainiero y con la española Paz Vega en la piel de Maria Callas.