Libros

Moncho Borrajo: «Artur Mas está en ''La guerra de las galaxias''»

Profesión: cómico.. Nació: en 1949, en Orense.. Por qué está aquí: presenta en el Teatro Muñoz Seca su espectáculo «Yo, Quevedo».

–«Yo, Quevedo». ¿En qué se parece a Quevedo?

–Soy bajito, feo y empiezo a cojear. Soy una mosca cojonera.

–¿Qué le atrae de él, su mala leche o...?

–Nunca fue cobarde, habló claro y se jugó el pellejo. Yo soy así.

–Ahora no hay que jugarse el pellejo...

–Bueno, con Franco se podía hablar con doble sentido, ahora no tiene sentido hablar. Es inútil lo que digas: no oyen.

– «Miré los muros de la patria mía...».¿Cómo la ve?

–Igual que Larra y Machado: destrozadita del todo.

–«Todo lo cotidiano es mucho y feo», dijo Quevedo. ¿Lo más feo de hoy?

–La falta de honradez y la hipocresía.

–«Mujer que dura un mes se vuelve plaga».

–Las odiaba, Quevedo era misógino total.

–¿Usted es misógino?

–No, soy homosexual. Por lo general, el odio a las mujeres nace de la cobardía, no del machismo.

–«Poderoso caballero es don Dinero», sentenció don Francisco.

–No hay caballero superior. Yo añadiría: «Y el rico nada sufre/ mama más de la ubre». Eso pasa en la crisis.

–«Sé entremetido, hablador, mentiroso, miserable y nadie te podrá ver más que el diablo». ¿En quién estaría pensando Quevedo?

–En el Conde Duque de Olivares, que era quien mandaba. Por meterse con el Conde Duque, el poeta fue a la cárcel.

–«Los necios se mueren de sí mismos», afirmó el vate.

–Es el gran mal. Lo grave es que el necio no se cree que lo es.

–Tampoco nadie se cree villano...

–Cierto. Estoy harto de que en este país ser ladronzuelo sea algo gracioso, casi admirable. Nos hace gracia el chorizo.

–Artur Mas se pone lírico: «Estamos a medio camino hacia el infinito».

–Está en «La guerra de las galaxias». Va a la nada.

–«Para que las mujeres te sigan, anda tú delante de ellas», dijo Quevedo.

–Él no conoció otra forma. Las mujeres se reían de él, de ahí su misoginia. Fue desafortunado en amores.

–Para que luego digan ellas que de ellos les seduce el talento...