Raquel Revuelta: «Sí, somos pareja y no nos escondemos»

La empresaria y el torero Raúl «El Tato» comparten con LA RAZÓN la celebración de su segundo aniversario

Raúl «El Tato» y Raquel Revuelta disfrutaron de una peculiar fiesta de la primavera en Sierra Nevada
Raúl «El Tato» y Raquel Revuelta disfrutaron de una peculiar fiesta de la primavera en Sierra Nevada

La modelo y empresaria sevillana y el torero han celebrado su segundo aniversario en Sierra Nevada. Lo que empezó siendo una de las relaciones más insospechadas y discretas de nuestro panorama social se ha convertido en una cálida y estable relación sentimental que la pareja no esconde. Nos sorprendieron con su aparición por la estación granadina el pasado fin de semana con motivo de la Fiesta Flower Power en la Champanería Restaurante Nevada Terrace. La llegada de la primavera ha hecho que Raquel y Raúl (llamados en broma por sus amigos más íntimos «Doble R», como la empresa que dirige la modelo desde hace varias décadas, ya que se han hecho inseparables), aparecieron en la pista «El Río» de Sierra Nevada, donde se encuentra la conocida como «Cabaña del Príncipe», gracias a las hamburguesas, potajes y lentejas que Don Felipe degustó el año pasado. Raquel lo tiene muy claro: «La llegada de la primavera nos ha traído en forma de regalo esta fiesta para nuestro segundo aniversario. Ha sido un acierto acercarnos aquí a celebrarlo con nuestros amigos» y Raúl, haciendo gala de su romanticismo, añade: «No imaginaba que en la nieve podía pasar unos días tan cálidos». En esta peculiar fiesta de la primavera fuimos testigos de la gran complicidad que hay entre Raquel y Raúl. Es la primera vez que la pareja posa ante las cámaras de una forma tan desenfadada. Abrazos, besos y un brindis por su segundo aniversario y por una relación que marcha viento en popa. De ella nos han querido hablar sus protagonistas.

–¿Cómo se han dejado caer por Sierra Nevada?

–Raúl y yo no teníamos a los niños este fin de semana y podíamos escaparnos juntos. Venir aquí era una muy buena opción.

–Porque coincide con su segundo aniversario...

–Sí, está todavía muy calentito, no hace ni un mes que pasó.

–¿Y cuál es el balance de este tiempo junto a Raúl?

–Yo no tenía intención de tener pareja y ¡mira! Es evidente que estamos juntos, que somos pareja y que no nos escondemos. Van pasando los días y seguimos compartiendo experiencias muy bonitas y agradables. Y hasta que Dios quiera.

–A mí, personalmente, me sorprendió mucho verlos como pareja, nunca los había imaginado juntos, ¿les sorprendió a ustedes también?

–¡Sí! No éramos del mismo círculo de amistades. Nada que ver. Nos hemos conocido hace tres años. Habíamos coincidido en un par de bodas y fiestas, pero ni siquiera habíamos hablado. Y, de repente, empezó una amistad sin ambición alguna, de forma natural y relajada, sin presiones... sin prisas. Nosotros mismos nos hemos sorprendido, claro. Lo nuestro no estaba previsto ni ha sido buscado.

–¿Una cualidad de Raúl? ¿La que más le llamó la atención?

–Va de frente en la vida. Y con una sonrisa de verdad, como él. Es una persona que transmite positividad, alegría y ganas de vivir. Y lo hace todo muy fácil.

–¿Cómo es en las distancias cortas?, ¿se arrima como buen torero?

–Jajaja. Es muy cariñoso conmigo y con los demás. Nunca se para en lo feo, va siempre directo a lo positivo y tiene muy buen carácter. Es habilidoso para las relaciones personales, por eso me enseña mucho cada día. Tiene una gran inteligencia emocional y es práctico con la vida. Transmite alegría de vivir.

–¡Está enamorada hasta las trancas!

–¡Pues sí! ¡Y que dure! Es súper agradable sentirse así.

–¿Hasta dónde van a llegar?

–Hay que vivir el presente. Raúl llena mi vida, eso es lo importante; es una persona que pone cada día todos los ingredientes para que sea feliz.

–¿Cómo compaginan su relación con la familia y sus respectivos trabajos?

–No paramos, cada uno con lo nuestro, pero buscamos nuestros huecos. Raúl es apoderado y tiene más capacidad que yo para adaptarse a la relación. El tema de los niños lo llevamos muy bien, nunca ha sido un problema. Hay que tener mucho respeto por los sentimientos de los hijos y darles su tiempo, que vean la relación poco a poco, como una cosa natural.

–¿Qué cree que le sedujo a Raúl de usted?

–¡Eso que lo diga él! Sólo sé que me hace sentir la mejor mujer del mundo.

Mientras, Raúl me mira con una sonrisa burlona y me hace un gesto con su dedo índice queriendo decirme que él es de poco hablar y que prefiere dar un paso atrás: «Las declaraciones se las dejo a Raquel, que para eso las ha bordado».

–Sí, claro, ¿pero cómo está?

–Disfrutando del momento. La vida me ha enseñado que lo más importante es valorar lo verdaderamente importante [Raúl superó un cáncer de páncreas hace años], a quien te quiere, a quien quieres, con quien quieres estar y pasar tu tiempo. Levantas el pie del acelerador y disfrutas de tu tiempo con los tuyos. Es la única que hay, y hay que vivirla a tope.

–¿Qué ha encontrado en Raquel?

–Es una mujer muy inteligente, humana y divertida. Con un gran sentido del humor, y eso nos hace afines. Juntos disfrutamos a tope de todo. Y tiene unos valores increíbles.

–¿Le ha tocado «el gordo»?

–Lo que estoy viviendo es un regalo que te hace la vida. Eso es lo importante. Soy un afortunado al haber encontrado a Raquel.

Lo cierto es que hace mucho tiempo que no me encuentro con una mujer que me defina con tanta claridad lo que es para ella el amor y sentirse amada. Raquel Revuelta lleva años demostrando que detrás de una «corona de brillantes» puede haber una gran profesional, trabajadora y emprendedora. Pongo por testigo a Sevilla, donde lleva años en primera línea. Ahora vuelve a sonreírle la vida y el amor.