Música

Rosana: «Todos somos cielo e infierno»

–«8 Lunas». ¿Muy lunática?

–Lo suficiente para estar cuerda. Soy mujer de pies en el suelo, y, si se me olvida, en seguida alguien de mi familia me lo recuerda.

–¿Rompe lunas, ladra a la Luna, pide la Luna o...?

–Ni ladro ni rompo. Y no pediría nunca la Luna porque es de todos.

–No me diga que no le gustaría ir a la Luna...

–Se lo digo. No tengo madera de astronauta. Prefiero verla a pisarla.

–Canta en este disco con Dani Martín, Fito Cabrales, Rubén Blades, Martina... ¿Con quién se iría de luna de miel?

–Soy muy mala para elegir. Me iría con todos. Me encanta la gente.

–La primera canción la compuso a los 8 años, es la menor de 8 hermanos y éste es su disco número 8...

–Estoy marcada por el 8. Es un número que me gusta, me persigue y me da suerte. El 8 es el infinito.

–Canta «Si no estás». ¿Quién le gustaría que estuviera y ya no está?

–Mi padre, mis abuelos... Como todos, tengo la vida llena de ausencias.

–«Con el día tonto». ¿Cómo son sus días tontos?

–Son días en los que no quieres ni dejas de querer hacer algo, días de indiferencia, plomizos. Trato de que pasen rápidamente.

–«Sin miedo». ¿A qué le tiene miedo?

–A que se vayan los que quiero. No a la muerte propia.

–«Soñaré». Sueñe...

–Me gusta soñar despierta que la utopía puede ser.

–«Carta urgente». Ya no se escriben cartas...

–Todas mis canciones son cartas urgentes. Disparo canciones para derribar desesperanzas.

–«Magia». ¿Qué poder le gustaría tener?

–La teletransportación. Sería estupendo cantar en Japón y esa noche dormir en casa.

–«Mi trozo de cielo». ¿También tiene un trozo de infierno?

–Todos lo tenemos. Todos somos cielo e infierno.

–«El talismán». Cuénteme cuál es el suyo...

–Un abrazo. No creo que una pata de conejo pueda dar buena suerte.

–Al conejo no se la dio...