La Junta apuesta por potenciar los centros de investigación del cáncer

Sáez Aguado aboga por mejorar la formación de especialistas

Salamanca- El Gobierno que preside Juan Vicente Herrera vuelve a demostrar que la Salud es lo primero. Por este motivo, el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, destacó en Salamanca que más de 7.000 personas fallecen en Castilla y León por un proceso oncológico, de ahí la necesidad de consolidar los centros de investigación contra el cáncer. Asimismo, se mostró partidario de mejorar la formación de los especialistas en este campo, el de Cuidados Paliativos, que recordó, da cobertura a más del 75 por ciento de los enfermos.
Sáez Aguado, que asistió a la clausura de la ceremonia de imposición de becas a los estudiantes del máster «Tratamiento de soporte y cuidados paliativos en el enfermo oncológico», explicó que Atención Primaria registra alrededor de 3.000 pacientes por esta causa, más de 2.000 son atendidos por equipos especializados y más de 1.300 son tratados por las unidades de Cuidados Paliativos de la Región.
El objetivo, añadió el responsable regional de la cartera de Sanidad, es «ir avanzando» en la mejora de esta atención, para conseguir que el enfermo esté atendido hasta su muerte, «con menos dolor», informa Ical.
Para conseguir esta finalidad, destacó la importancia de la investigación que se desarrolla en el ámbito oncológico de nuestra Comunidad y frente a la política de ajustes presupuestarios, defendió la necesidad de «mantener el apoyo, reducido, pero pactado», con los centros más relevantes, para no eliminar proyectos que ya estén en marcha.
El consejero además afirmó que los Presupuestos de la Junta para el 2012 contemplan un incremento del 5 por ciento para programas de investigación.

uevo sistema de recetas
Por otra parte, Sáez Aguado se refirió a la posibilidad de suprimir la financiación de diferentes medicamentos, una cuestión en el que están trabajando en colaboración con el Ministerio de Sanidad. Al respecto, resaltó que esta medida afectará al os fármacos de «baja utilidad terapéutica» y como ejemplo citó los «mucolíticos». El consejero declaró que es «razonable» que en estos momentos, en los que se requiere un mayor «esfuerzo» se priorice y se equilibren los gastos.