Prisión para el hijo y el novio de la mujer descuartizada en Albalat

El titular del juzgado de instrucción número 3 de Sagunto (Valencia) ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza, para el hijo y el novio de la mujer asesinada en la localidad valenciana de Albalat dels Tarongers, y ha abierto causa por un supuesto delito de homicidio.

 Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana a través de su perfil en la red social twitter, el tercer detenido, un amigo del novio de la víctima, ha sido puesto en libertad, mientras que el juzgado se ha inhibido del caso en favor del de Violencia sobre la Mujer.

Las mismas fuentes han informado en un comunicado de que el juez ha tomado declaración a los tres detenidos durante toda la mañana, y tras el interrogatorio, en el que tanto el hijo como el novio de la víctima han negado los hechos, ha acordado la prisión para ellos y libertad para el tercer detenido.

Asimismo, señalan que ni en la Guardia Civil ni en los juzgados hay constancia de ninguna denuncia previa de la víctima contra su novio, supuestamente implicado en su desaparición y muerte, a pesar de que, según indican, la familia apuntó que en 2003 la víctima presentó denuncia.

La Guardia Civil ha detenido esta mañana a estas tres personas por su implicación en la muerte de esta mujer, de 58 años, cuyo cuerpo fue quemado y descuartizado a principios de junio, según un comunicado de la Benemérita.

La Policía Judicial detectó varios huesos con masa muscular y tejido adherido en el trastero de la vivienda de la víctima, que sufrió un incendio en la misma noche de su desaparición.

A principios de junio, los familiares denunciaron la desaparición de la mujer después de que se produjera un incendio en su vivienda en Albalat dels Tarongers, aunque ella no se encontraba dentro, según relató a EFE el alcalde de la localidad, Filiberto Prats, en los días posteriores a la desaparición.

La mujer fue vista con vida por última vez en una gasolinera de la localidad de Sagunto, sobre las 01:20 horas de la madrugada, cuando adquiría gasolina para el generador de su domicilio.

Esa misma noche un vecino de la desaparecida alertó del incendio que se produjo en el domicilio de la víctima, pero cuando llegaron los bomberos éste prácticamente se había extinguido por sí sólo, ya que apenas había llamas pero sí mucho humo.

Al día siguiente, la hija de la víctima observó que el bolso de su madre se encontraba en el salón del domicilio junto con todas sus pertenencias y que su vehículo se hallaba estacionado en el interior de la parcela, por lo que ante la ausencia de noticias de su madre presentó una denuncia por desaparición.

Fue entonces cuando los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil hallaron algunos restos óseos del cuerpo de la mujer acompañados de diversas manchas rojizas con apariencia de sangre, que pertenecían a la mujer desaparecida tras confirmarse su identidad mediante una prueba de ADN cotejada con uno de sus hijos.