Alerta: no revele en Facebook cuándo se va vacaciones

Los «cacos» pueden obtener datos valiosos de los usuarios que les permitan saber cuándo van a dejar su hogar deshabitado
Los «cacos» pueden obtener datos valiosos de los usuarios que les permitan saber cuándo van a dejar su hogar deshabitado

Madrid- Las redes sociales de internet han cambiado para bien la vida de muchos, pero también han deparado sorpresas desagradables. Los cacos también se han apuntado a la moda de Facebook y Tuenti, pero no para hacer amigos precisamente. Entre sus consejos para unas vacaciones seguras, la Policía Nacional recomienda «tener especial cuidado si se utilizan redes sociales» para no «hacer públicos sus planes de veraneo». Asimismo, sugiere informar a los niños «de que no aporten datos personales ni sobre las vacaciones a desconocidos o en la red». Ya el pasado año, la Guardia Civil avisaba al respecto. «Hay cacos que están alerta. Es increíble la cantidad de datos que pueden sacar. Con un solo comentario del usuario es difícil obtener nada, pero no si los lees todos. Y si pinchas en los nombres de los amigos, todavía más», afirmaban. No es éste el único consejo. Si usted abandona temporalmente su domicilio, recomiendan que las ventanas queden cerradas, así como que la puerta esté cerrada con llave incluso si va a estar fuera por un breve espacio de tiempo. Tampoco desconecte el timbre y no esconda una llave de emergencia en las proximidades de casa. Es recomendable hacer todo lo posible para que la casa dé la apariencia de estar habitada: no bajar del todo las persianas o emplear temporizadores automáticos para encender y apagar luces o un aparato de radio. No es recomendable dejar objetos de valor, llaves de vehículos, talonarios, claves de tarjetas de crédito o códigos de banca on line. También sugieren pedir a alguien de confianza que recoja el correo y realice visitas periódicas. Consejos en los trasladosYa en su lugar de vacaciones, no hay que perder de vista las pertenencias durante los traslados –vigilar los bolsos en las aglomeraciones y estaciones de trenes y autobuses, hoteles, museos, etc–. Hay que evitar que el equipaje sea manipulado por terceras personas. En la playa o la piscina, lo mejor es llevar sólo lo necesario, y no perder de vista sus objetos personales. Desconfiar de la ayuda de desconocidos, supervisar las operaciones con tarjetas de crédito para evitar fraudes y enseñar a los hijos a memorizar el domicilio y el teléfono de residencia son otros avisos.