Manuel Martínez: «No me importa ser un hombre objeto»

Con firma propia.Profesión: actor en proceso de formación, dice él. Ex atleta. Nació: en 1974, en León. Por qué está aquí: es Goliat en la película «El Capitán Trueno». Ha pasado de campeón del mundo de lanzamiento de peso a actor.

Manuel Martínez: «No me importa ser un hombre objeto»
Manuel Martínez: «No me importa ser un hombre objeto»

–Interpreta a Goliat en «El Capitán Trueno». ¿Qué tiene usted de Goliat?
–Todos tenemos bastantes cosas de mi Goliat: el hombre es primario y se mueve por impulsos. Del Goliat bíblico espero no tener nada.

–El mundo está dividido en fuertes y débiles. Pero sólo en la Biblia gana el débil al fuerte, David a Goliat, ¿no?
–No creo que el mundo esté dividido en fuertes y débiles. Y en la vida real, no sólo en la Biblia, el débil puede ganar al fuerte si es inteligente.

–Campeón de España, de Europa y del mundo en lanzamiento de peso. Al retirarse, ¿se ha quitado un peso de encima?
–Sí, en todos los sentidos. Llevaba años de malos resultados y decidí dejarlo. También he perdido kilos.

–La mayoría de los deportistas engordan cuando dejan el deporte...
–Sí. Mi especialidad requería peso, tenía que comer hasta sin ganas. Ahora sólo como lo que me gusta y hasta me doy el placer de pasar hambre.

–Ahora es actor. ¿Una transición fácil?
–Muchos compañeros me dicen que no, pero soy afortunado: para mí no ha sido complicado. Tengo tantos proyectos que no puedo dar abasto... Soy un intruso con suerte.

–Pero se lo ha tomado muy en serio...
–Claro. Intento ser profesional en todo lo que hago: soy puntual, disciplinado, aprendo bien mis textos... Mientras me llamen, seguiré en la interpretación.

–¿Trata de demostrar que no sólo deben llamarle por sus músculos?
–Hace tiempo que decidí no demostrar nada a nadie. Intento estar satisfecho con lo que hago.

–Tenía fama de atleta exótico: lee, escribe poesía, compone música...
–No es muy habitual mi caso, pero tampoco extraño. Hay una imagen muy poco real de lo que es un deportista. Muchos estudian Bellas Artes.

–También le tentó la política...
–Fui concejal en la oposición en León. Sólo estuve 6 meses. Quizá me equivoqué. No me sentí cómodo: no se puede ser sincero. Mejor no estar en la política.

–Trabaja en una serie de Telecinco: «2055». Es Tyson, como el boxeador.
–Me han elegido por mi físico y porque el director es el mismo de «El Capitán Trueno» y me conoce.

–Siempre papeles de forzudo. ¿Se siente hombre objeto?
–Quizá en algún momento, pero lo llevo con dignidad. No me importa que me llamen por mi físico, ser hombre objeto.

–Así empezó Schwarzenegger y acabó de gobernador...