Europa

Biospain el mundo de las ciencias empuja a la economía

biospain
biospain

Tras la primera jornada de Biospain, el encuentro internacional de Biotecnología, queda patente que este sector puede ser un cohete impulsor de la economía española. Con el fin de avanzar, desde la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), Regina Revilla, su presidenta, reclama que «es necesaria una estrategia política decidida para el sector biotecnológico de nuestro país, con recursos y medios suficientes».

En este sentido, seguir la hoja de ruta de la UE, enmarcada en la Estrategia Europea Horizon 2020. Este programa de inversión marca las pautas para impulsar la investigación, la innovación y la competitividad. «El presupuesto de esta estrategia es de 80.000 millones de euros, y de ellos, esperamos conseguir retornos superiores a lo aportado», apunta Revilla. En España este sector da trabajo a más de 160.000 personas y supone casi el 6 por ciento del PIB nacional, aunque los expertos confían en que en poco tiempo estas cifras crezcan exponencialmente, gracias a la contribución del tejido biocientífico.

 Claves

Desde test para personalizar los tratamientos, hasta diagnósticos moleculares o incluso nuevas forma de sustituir los componentes químicos derivados del petróleo, por otros biosostenibles. Como explica Jorge Barrero, adjunto a la presidencia de Asebio, «estamos ante un sector emergente, que da empleo y que ayuda a crecer a la economía. Además, nos encontramos en un momento en que las estructuras de financiación se comparten al 50 por ciento entre sector público y privado».

Un ejemplo de la calidad de nuestro país en este sector se halla en una publicación del pasado mes de marzo en «Clinical Developement of Advanced Therapy Medicinal Products in Molecular Therapy», en el que se publicaba que España es uno de los países punteros en el campo de la medicina molecular en Europa y uno de los más importantes a nivel mundial en número de productos, debido a la alta participación en ensayos clínicos.

 Datos de la cita

De momento, Biospain ha superado las expectativas con respecto a la edición celebrada anteriormente con la participación de casi 800 empresas, un 30 por ciento son internacionales, y se han registrado más de 1.300 participantes.