José Tomás se vuelve a encontrar esta tarde con su plaza talismán

José Tomás sale a hombros el día de su encerrona en Barcelona
José Tomás sale a hombros el día de su encerrona en Barcelona

Casi dos años después, José Tomás volverá hoy a ceñirse el capote de paseo en La Monumental de Barcelona. Regreso y despedida. No va más. El diestro madrileño se reencontrará con su plaza, con su afición, con la conjunción de ambas en un escenario en el que, como él mismo ha dejado entrever varias veces, se ha sentido siempre «comprendido». Identificado. 

Ya desde su primer gran triunfo, su bautismo barcelonés, saldado con dos orejas allá por 1998. Un año después comenzó la eclosión: once orejas en tres tardes de la misma temporada. El perfecto matrimonio se amplía en 2000. José Tomás eligió Barcelona para volver a los ruedos después de sufrir en Zaragoza una grave cornada en los primeros compases de la temporada. El de Galapagar revienta la tarde con una faena memorable que culmina por la puerta grande. No será la única. Una, dos, hasta tres veces más saldrá del coso modernista en volandas tras acumular tres, cinco y cuatro orejas más un rabo en las respectivas tardes.

Con la afición rendida ya a sus pies, Barcelona acoge otro regreso –esta vez tras cortarse la coleta en 2002–. Es 2007 y José Tomás llena una plaza que no colgaba el cartel de «No hay billetes» desde 1985. Desde entonces, lleno tras lleno. Como el 21 de septiembre de 2008, día que consigue indultar a «Idílico» –castaño de Núñez del Cuvillo–; o el 5 de julio de 2009, fecha de su triunfal encerrona con cinco orejas en el esportón. Esta tarde, la Historia vuelve a escribirse.