Las autonomías «desesperadas» ante la quiebra de la Sanidad

Casi 5.200 millones de euros de déficit. Y eso sólo en lo que respecta a la deuda hospitalaria con los laboratorios farmacéuticos. Si sumamos los gastos en otros conceptos –material tecnológico, etc. – las comunidades autónomas están adeudadas en 9.390 millones.

Las autonomías, «desesperadas» ante la quiebra de la Sanidad
Las autonomías, «desesperadas» ante la quiebra de la Sanidad

Un preocupante récord sobre el que alertó ayer Farmaindustria, que celebró su asamblea general ordinaria. La patronal farmacéutica criticó ayer la «desesperación» con la que están actuando varias regiones, incapaces de «cubrir sus prestaciones sanitarias con los presupuestos que tienen», afirmó Jordi Ramentol, presidente de Farmaindustria. Y es que la patronal considera «ilegal en unos casos, o que bordea la ilegalidad en otros», el hecho de que varias regiones hayan optado por excluir de la financiación pública medicamentos autorizados por Sanidad.
Galicia y Andalucía

Paradigmático es el caso del «cataloguiño» gallego: la Xunta aprobó por ley la fijación de una lista de 34 fármacos más baratos, frente a otros más caros, con los que esperan ahorrar 100 millones de euros al año. En Farmaindustria consideran que esta medida «no es buena ni para el sistema ni para los ciudadanos, pues afecta a la equidad de los pacientes». De aplicarse el «cataloguiño», habría productos a los que no podrían acceder los gallegos y que sí se podrían adquirir en otras regiones. Pero Galicia no es la única región que preocupa. También se refirieron a la «subasta» de medicamentos proyectada por Andalucía, algo «que escapa de la legalidad vigente».

Ramentol afirmó ayer que Farmaindustria, Gobierno y comunidades trabajan para «buscar una solución» a una deuda que podría «ir a más». Del mismo modo, mantuvieron una reunión con Mariano Rajoy, «que entendió perfectamente» que el sistema sanitario ha de estar cohesionado. «El sistema está muy bien valorado, pero corremos el riesgo de perder calidad», dijo Ramentol. Y es que el sector farmacéutico ha dejado de ingresar 2.000 millones al año como consecuencia de los decretos ley 4/2010 y 8/2010 –sobre la racionalización del gasto farmacéutico–, así como por estas medidas tomadas unilateralmente por las regiones.

Polémica con el TC
El Gobierno llevó el «cataloguiño» de la Xunta –en la imagen su presidente, Núñez Feijóo– al Constitucional. Pero el TC anunció ayer que levanta la suspensión a esta ley. Con todo, se está a la espera de un fallo definitivo.