Un resultado cantado

La Razón
La RazónLa Razón

Nunca entiendo el optimismo de los que esperan que los nacionalistas voten en contra del Gobierno y provoquen un adelanto electoral. Es vivir en una galaxia paralela y desconocer la esencia de unas formaciones que tienen otras prioridades. Fueron fieles aliados de UCD en la Transición, con el habitual reparto de papeles en función de cada momento. El PSOE de Felipe González no tuvo ningún problema y fueron unos socios cómodos más allá de los habituales gestos para la galería. Con la llegada del PP se equivocaron los agoreros. Hay que armarse de paciencia a la hora de negociar, saber que todo en la vida tiene un coste y tener claro cuál es el interlocutor o interlocutores que realmente representan al PNV, CiU o Coalición Canaria. Es tan sencillo como complejo. Zapatero no ha tenido, tampoco, ningún problema, más allá de algún sobresalto. Por eso sabe que podrá agotar la legislatura, si le conviene, porque el PNV siempre ayuda previo paso por caja. Por tanto, había que ser muy ingenuo para creer que los nacionalistas provocarían la caída del Gobierno.