Sara Montiel vuelve al cine tras 40 años inactiva por Jesús MARIÑAS

Hace más de 40 años Sara hizo lo mismo que Greta Garbo: retirarse en plena gloria y en el máximo de su belleza entonces madura, hoy juguetona y octogenaria. Sabe que envejecer es ley de vida.

072nac25fot3

 «Con 83 recién cumplidos el pasado marzo, no tengo ni una arruga», proclama realmente convencida de su óptimo estado físico, que cada mañana le lleva tres horas en el gimnasio vecino a su ático. Es un duplex atiborrado donde lo mismo ves una cerámica de Picasso que un «gato» del Barceló. Algún Miró comparte paredes con Vicente Palmaroli, aunque quitó la colección de licoreras «art decó» que tanto gustaban a Pepe Tous.

Sara asume los años, la edad y el respetado puesto, que casi medio siglo después, mantiene contra todo, incluida la presunta estafa de su administrador de «toda la vida». Me anticipa el por qué de esta «rentrée» inesperada. Se lo propusieron durante algún tiempo, pero ella se mostró firme en mantener el mito de una imagen sensual como aquel «fumando espero». Con Liz y Ava Gardner compuso una Santísima Trinidad de las más hermosas de la pantalla. Fue la estrella de España superando a Imperio Argentina, Aurora Bautista y Amparo Rivelles.

«Esto que voy a hacer es una colaboración dando vida a mi propio personaje. Dejé el cine porque no me satisfizo "Cinco almohadas para una noche". Prefiero rematar mi filmografía con el "Varietés"de Bardem formando pareja con Vicente Parra. Sólo me ofrecían cine con destape y me dije: "Antonia, hija, esto ya no es para ti". Ya no me interesó el cine que hacían aquí y años más tarde, Pedro Almodovar quería tenerme en alguna de sus películas. Se lo agradecí, pero no».

«Lo de ahora es como una broma entre manchegos donde hago de viuda situada en el lecho mortuorio de su último marido. Yo misma escribí la escena y puede quedar muy graciosa. Salgo con velo negro, le meto mano y el muerto resucita. Enseño pecho al aire y mucho muslo... "Que por carne no quede, Antonia, hija". Javier Gurruchaga hace uno de los personajes principales. Es una película subvencionada por la Junta de Castilla-La Mancha».

Habrá que ver. Ella lo prepara igual que una tanda de conciertos que proyecta dirigida por Jordi, el mentor de La Cubana. Sara siempre fue muy del recuperado Paralelo. Allí será su debú: «Me presentaré en el Arteria que está muy remozado donde el antiguo Teatro Español vecino a El Arnau. Incluye tres cambios de traje y ese tiempo muerto lo cubrirán figuras de La Cubana».