El Gobierno da vía libre a la fusión de las cajas vascas a cambio del apoyo del PNV

El Gobierno dará, al final, vía libre a la fusión de las tres cajas vascas (BBK, Vital y Kutxa), condición impuesta por el PNV para respaldar el decreto ley de reordenación del sector financiero, que el Consejo de Ministros aprobará, casi con toda seguridad, este viernes, confirman a LA RAZÓN fuentes gubernamentales

LAS TRES CAJAS VASCAS
LAS TRES CAJAS VASCAS

Además, cuenta con el apoyo de CC. Los escaños de ambas fuerzas le permitirán convalidar con «tranquilidad» el decreto ley en el Congreso de los Diputados y evitar, así, que la oposición fuerce su tramitación como proyecto de ley, lo que abriría la puerta a posibles cambios.

Fuentes gubernamentales aseguran a este diario que el decreto lleva encima de la mesa del Consejo de Ministros desde el pasado 28 de enero. Sin embargo, la falta de apoyo parlamentario y la reacción contraria del sector de las cajas ha impedido hasta la fecha su aprobación. Como botón de muestra, citan el amago de dimisión de Isidro Fainé como presidente de la CECA tras conocer el contenido de la reforma.

A la cuarta va la vencida

Ahora el Gobierno ha conseguido el apoyo del PNV, después de días de contactos al máximo nivel. Eso sí, a cambio deberá «impulsar» la fusión de las cajas vascas. La formación liderada por Iñigo Urkullu espera que fruto de esa unión el País Vasco cuente con una entidad «potente con ficha bancaria para operar en el mercado».

Ésta será la cuarta vez que se intente una operación de este tipo. La primera se remonta a 2005, fecha en la que acabó en fracaso la fusión entre BBK, Vital y Kutxa. Tres años después se repitió la operación, pero en este caso sólo entre las entidades vizcaína y guipuzcoana. Y la tercera y última ocasión, la fusión fría entre BBK y Vital, fue abortada por el PNV hace unos días. Con esta experiencia pasada, el PNV es consciente de que «el enlace» se retrasará unos meses ante la proximidad de la cita con las urnas. «Se trata de que el momento electoral no enturbie la operación», puntualizan fuentes nacionalistas. La unión entre las tres cajas supondrá la desaparición de facto de Vital, lo que, a las puertas de las municipales de mayo, provocará, sin duda, el rechazo del PP en Álava y, por ende, del PSE-E.

Con el respaldo del PNV y de CC conseguido, Economía busca ahora ampliar este consenso al PP y a CiU. Según fuentes gubernamentales, los populares podrían abstenerse durante la tramitación del decreto, lo que facilitará su convalidación. De hecho, Elena Salgado consideró ayer posible sumar al PP a este consenso.

Pero sus esfuerzos por atraerse a CiU serán baldíos. Los nacionalistas catalanes desean conservar un núcleo de poder financiero catalán. De ahí su rechazo al decreto ley, que abre las puertas al capital privado con la fijación de un requisito de capital del 8% para las entidades que coticen en bolsa y del 10% para aquellas que no lo hagan, no cuenten con inversores privados en al menos el 20% del capital y dispongan de una dependencia de la financiación mayorista de más del 20%. Por eso el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, arremetió ayer contra el Gobierno por ser más exigente con las cajas que con los bancos.

Especialmente, cargó las tintas contra el Banco de España, al que acusó de «acosar» y de ser el inspirador para acabar con las cajas. Duran le reprochó que cambie ahora de nuevo «las reglas del juego», tras aprobar una reforma en junio de 2010, y exija unos requisitos que harán inviable la continuidad de algunas cajas. A su juicio, el Gobierno no puede imponer nuevos deberes con la «excusa» de la preocupación de los mercados internacionales.

Reuniones técnicas

Mientras el Gobierno negocia los apoyos parlamentarios necesarios para convalidar el decreto, representantes de la CECA y del Ministerio de Economía discuten los aspectos técnicos del Real Decreto-ley referidos a la definición concreta de los elementos que componen el capital principal y la financiación mayorista. Estos dos conceptos son los más criticados desde la CECA y los más abiertos a la negociación.

Mañana. miércoles, la CECA celebra una asamblea, cuarenta y ocho horas antes de que el Gobierno apruebe el texto del Plan de Reforzamiento del Sector Financiero. Parece muy probable que Elena Salgado e Isidro Fainé mantengan en las próximas horas una reunión decisiva.


Por el mundo en busca de inversores
La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) iniciará el próximo 1 de marzo una gira por Asia para explicar a los principales mercados financieros de ese continente cómo quedará diseñado el nuevo mapa financiero español tras la aprobación del Plan de Reforzamiento. Jorge Gil, director general adjunto de la CECA, encabezará la delegación que visitará Pekín, Singapur, Hong Kong y Tokio. Éste será el tercer «road show» que realiza la CECA desde la modificación de la ley de cajas, en julio del pasado año. Los mercados europeos fueron entonces el objetivo; después, en octubre, vino EE UU. El nuevo escenario regulatorio permite a los inversores privados entrar en el capital de las cajas de ahorros y el Gobierno ha cifrado en 20.000 millones de euros las necesidades de capital de estas entidades.
El Banco de España ha convocado también para el próximo lunes en Londres a un centenar de inversores internacionales.