El Mundial en una milésima

En la primera sesión en Yas Marina nadie se guardó nada. No es tiempo de planes ocultos ni de esconder bazas.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hamilton marcó el mejor tiempo y tras él estuvieron Vettel, Alonso y Webber. Entre el español y el australiano sólo hubo una milésima de diferencia. Fue el mejor reflejo de lo que sucederá hoy en la sesión de clasificación.

La primera toma de contacto con el circuito dejó una sensación generalizada y es el papel que puede jugar Hamilton. El británico tiene unas opciones muy remotas de ser campeón, pero se puede convertir en el juez del Mundial. El de McLaren quiere acabar la carrera y la temporada en lo más alto del podio y, de paso, aunque no lo diga públicamente, satisfacer los deseos de la prensa inglesa para que Alonso no logre su tercer título.

El español ve diferencias en relación a las tres veces anteriores en que se jugó el Mundial, en 2005, 2006 y 2007: «Hay diferencias y seguramente este año la cosa es difícil y complicada por la superioridad que han demostrado los Red Bull. Aquí tenemos que luchar contra los coches más rápidos nunca antes creados en Fórmula Uno. Un dominio como el que ha tenido Red Bull este año hacía tiempo que no se veía». Alonso confía en Ferrari: «Tengo un equipo volcado, con muchísima experiencia que ha luchado en los últimos quince años por trece campeonatos del mundo en la última carrera y ojalá podamos sacar ventaja de ello».