Garmendia se salva pese a los rumores

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, sigue al frente del departamento tras la remodelación del Gobierno llevada a cabo por el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a pesar de que, desde hace unos meses, los rumores apuntaban a que ella sería una de las bajas.

El pasado mes de septiembre los medios se hacían eco de una posible dimisión de Garmendia. Según las informaciones, la ministra había pedido a Zapatero su salida del Ejecutivo al considerar que el presidente del Gobierno no había cumplido sus promesas con el ministerio y tras el anuncio de un recorte en sus presupuestos. Los rumores también apuntaban al deseo de Garmendia de dejar la vida pública y regresar a la empresa privada.

Sin embargo, días después, el propio Zapatero aseguraba que la ministra se había quedado "sorprendidísima"por estas informaciones porque estaba "llena de proyectos y de trabajo". La viceperesidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, aseguraba, también, que los rumores eran "completamente falsos"y que no llegaban "desde su entorno".

La titular de Ciencia e Innovación ha tenido que superar, a lo largo de los dos años y medio que lleva en su puesto, varias peticiones de dimisión por parte de la oposición. En abril de 2009, cuando se cumplía un año en el Gobierno, oposición, socios parlamentarios y jóvenes investigadores aseguraban que la ministra debería dejar su puesto tras un primer año "de mala gestión".

Además, Garmendia perdió su compretencia sobre universidades, que cedió al Ministerio de Educación, antes de cumplir un año en su cargo; y en marzo del año pasado destituyó a su 'número dos', el secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez Alonso, que sustituyó por Felipe Petriz.

A lo largo de su gestión ha llevado al Parlamento la Ley de Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que está e tramitación; y la puesta en marcha de la Estrategia Estatal de Innovación (e2i) que tiene como fin promocionar el sector.