Juan Carlos Piedra: «Los jóvenes debemos venirnos arriba»

Nació: Ecuador, 1981.Una película: «La pasión de Cristo». Un libro: «El diario de la Divina Misericordia». Un tipo de música: clásica. Dentro de 20 años: trabajando y con una familia.

Juan Carlos Piedra: «Los jóvenes debemos venirnos arriba»
Juan Carlos Piedra: «Los jóvenes debemos venirnos arriba»

–Me dicen que está teniendo mucho trabajo...
–Sí, he rellenado unas 4.000 acreditaciones para los que van a recibir al Papa y otras tantas para los voluntarios.

–¿Llegó hasta la organización de la JMJ 2011 por...?
–Mi deseo de ayudar, de compartir, es una experiencia única.

–Además va a comer con el Santo Padre...
–Sí, tengo que decirle que tengo una sensación contradictoria. Por una parte estoy muy feliz, pero también muy nervioso. De lo que estoy seguro es de que será un encuentro muy enriquecedor porque Benedicto XVI ya ha enviado numerosos mensajes de su entrega a la juventud y a la familia.

–¿Qué juventud se va a encontrar Benedicto XVI?
–Aparte de los que estaremos allí, sin duda entre la juventud, en términos generales, hay una falta de esperanza. Tienen un concepto de la vida muy superficial. Cuando aparecen los problemas concretos, como esta crisis, no saben cómo abordarlos. Ignoran o no se quieren dar cuenta de la importancia de la vida «per se», de su valor.

–¿Qué mensaje de Benedicto XVI le ha impactado más?
–Me gustó cuando nos pidió a los jóvenes que miráramos a Cristo y recuperar la alegría y la felicidad a través de vivir en oración.

–¿Qué es para usted vivir en oración?
–Es un acto muy íntimo y muy solidario también porque a partir de la oración contagias la esperanza a los demás .

–¿Cuáles serían los valores a recuperar?
–El concepto de compartir, porque si compartes no estás solo y formas parte de una comunidad. Y, por supuesto, vivir tu vida con autenticidad, generosidad y esperanza de que todo puede ser mejor.

–Dicen que las crisis a veces pueden ser catárticas
–Sí, pero hemos de estar capacitados para que eso sea posible. La crisis puede ser muy dura y se puede optar por mantenerse en un nivel bajo, refugiándote en la monotonía. Sin embargo, a otros les puede servir para catapultarse. Sólo hay que ver la experiencia de países con menos índices de desarrollo con unas sociedades más dinámicas y más emprendedoras. La crisis debe valer para venirnos arriba y crecer.

–¿Cuál es el mayor reto para los jóvenes?
–Salir del inmovilismo, de creer que todo está hecho y emprender nuevos caminos. Sólo de esta manera España saldrá adelante y se pondrá a la vanguardia del progreso. Y, en ese sentido, los jóvenes tenemos que ser protagonistas activos de nuestro destino.