Moda contrael pesimismo

Los diseñadores de ropa infantil optan por alegres prendas que elogian la simplicidad y la coherencia

La pasarela FIMI mostró ayer las últimas tendencias en trajes de comunión para el próximo año
La pasarela FIMI mostró ayer las últimas tendencias en trajes de comunión para el próximo año

Una vez más, la Feria Internacional de Moda Infantil FIMI, que se celebra durante estos días en Feria Valencia, trae a las pasarelas las tendencias para la próxima temporada primavera/verano 2012, unos diseños que en esta ocasión llegan llenos de alegría, color y, sobre todo, optimismo.
Nombres como Bóboli, Cóndor, Mimpi, Oca-Loca, Oh Soleil, Tuc-Tuc o Paglie, estrenaron ayer la pasarela de FIMI en la parte dedicada a los diseños «casual y sport». Una playa paradisíaca ambientaba la pasarela donde las marcas dieron a conocer sus propuestas para el verano 2012 con el color, la frescura y la sofisticación como protagonistas.
Posteriormente, marcas como Barcarola, Pan con Chocolate, Lourdes, Larrana o N+V, mostraron cómo será la ropa de vestir de los más pequeños de la casa durante la próxima primavera.
Ya por la tarde, se mostraron, por primera vez, las últimas tendencias en comunión y ceremonia y el desfile colectivo de Gran Canaria.
Tribus subacuáticas, nómadas urbanos, sorbete technicolor y taller romanticismo, son los cuatro temas clave de una temporada muy luminosa y colorista, donde el factor emocional es importante porque permite recuperar el optimismo. El diseño está hecho de pequeños momentos para dar nueva forma a la cotidianeidad. Es el elogio a la simplicidad y la coherencia ética, estética y estilística.
Por lo que respecta a la vertiente económica, el sector español de la moda para niños y puericultura aumentó su facturación hasta en un 8'59 por ciento en 2010 respecto al año anterior, según el último informe de ventas realizado por la Asociación Española de Productos para la Infancia (Asepri).
«Lo que ha pegado el tirón es la exportación», afirmó el presidente de Asepri, Vicente Mompó, durante la inauguración ayer de FIMI.
Mompó destacó «el peso de la exportación» en la facturación del sector en 2010, que se situó en el 31,2 por ciento de la cifra total, a diferencia de 2009, en el que la exportación representaba un 26 por ciento. Estas cifras son reflejo del aumento que registró la venta en el exterior, que se incrementó hasta en un 29 por ciento respecto a 2009, mientras que en el ámbito nacional el aumento fue de un uno por ciento, lo que ha supuesto un incremento del 8'59 por ciento de la facturación.