Bautista consintió el expolio de la SGAE

El sumario revela que Teddy conocía el entramado de empresas. Las declaraciones ante el juez se contradicen, pero varias apuntan a que consintió las actividades de Neri

El presidente de la SGAE cree que Bautista no se ha llevado «ni un céntimo»

«Señoría mire, yo es que en este momento, repito, que desde ayer hasta hoy no, o sea yo... yo... yo, en este momento no... no... ya no puedo mantener la opinión que tenía del señor Neri. A uno le fallan las percepciones o la intuición, no sé como expresarlo». Con estas palabras, el pasado 3 de julio Eduardo Bautista se retractaba ante el juez Ruz de su relación con José Luis Rodríguez Neri, sólo un día después de que le asegurara a la Guardia Civil que «es una persona de su total confianza», según consta en el sumario de la operación judicial al que tuvo acceso este diario.

Probablemente, el presidente del consejo de dirección de la SGAE, consciente de la complicada situación que se le presentaba, quería desvincularse del que parece ser la cúspide de la supuesta trama empresarial alrededor de la SGAE. Sin embargo, el informe de la Guardia Civi no deja lugar a dudas: «Esta gestión tan perjudicial para los intereses económicos de la SGAE no ha podido pasar inadvertida al Sr. Bautista, responsable último de la entidad de gestión de derechos».

Indicios de derivación de fondos
Dicha gestión ya fue revelada por la Fiscalía Anticorrupción en la denuncia presentada ante la Audiencia Nacional: «Los encargos realizados por la SGAE a la SDAE que han ascendido en el período comprendido entre los años 2003 y 2008 a más de 32 millones de euros, representan el 95 por ciento de la facturación total de la SDAE, la cual no los realiza por sí, sino que los contrata a su vez con otras sociedades e individuos, dándose la circunstancia de que una parte importante de los fondos de la SDAE terminan en sociedades directa e indirectamente vinculadas a personas con cargos de dirección en aquéllas (en relación a las empresas contratadas) tal y como sucede con José Luis Rodríguez Neri». El informe de la Fiscalía también asegura que «se han confirmado los indicios de una posible derivación ilícita de fondos desde la SGAE en favor de personas con funciones directivas en la entidad de gestión».

Además de los indicios de derivación de fondos, otro informe elaborado por la Guardia Civil explica que es posible que ni siquiera este dinero hubiera sido destinado a realizar ningún trabajo concreto: «José Luis Rodríguez Neri estaría supuestamente aprovechándose de su posición de privilegio en estas empresas para que sus familiares y socios se beneficien de los fondos procedentes de la entidad de gestión. Dichos fondos se estarían percibiendo en base a trabajos que realmente podrían no haberse ejecutado o que se habrían sobrevalorado respecto a su precio real, ya que, en el mejor de los casos, se habrían subcontratado a terceros que perciben por su realización precios sensiblemente inferiores a los contratados inicialmente. Incluso José Luis Rodríguez Neri estaría también percibiendo una importante cantidad de dinero para sí mismo interponiendo para ello sociedades». Sobre este aunto la Guardia Civil añade que «no parece creíble que el Sr. Bautista hubiese podido ignorar la existencia, naturaleza y alcance de la facturación habida entre dichas sociedades».

Contradicciones de Bautista
Tras su detención, Bautista se contradice en más de una ocasión. Sobre Microgénesis, la empresa que encabeza el entramado del supuesto fraude, ante la Guardia Civil asegura que «desconocía por completo que Neri estuviese cobrando un sueldo de la SDAE y que, además, una sociedad suya facturase a esta sociedad». Poco después ante la pregunta del fiscal: «¿Sabía que Microgénesis el 99 por ciento de lo que factura se lo factura a la SDAE?». A lo que Bautista responde: «Sí, pero porque era más barato que las opciones que había en el mercado».

Sobre cómo llegó Rodríguez Neri a la sociedad también existen diversas versiones. A la pregunta del juez de «¿Quién le introduce en la Sociedad General, es el señor Bautista o es por otra vía»?, Neri contesta sin fisuras: «Sí, es el señor Bautista». Y relata que «Bautista conocía cuál era mi capacitación en el tema de la tecnología (...) Como el señor Bautista me conocía desde hacía mucho tiempo y sabía de las capacitaciones que yo tenía, pues contactamos y empezamos a trabajar». Sin embargo, a la pregunta del juez «¿Quién contrata al señor Rodríguez Neri? ¿Le contrata usted?», Bautista responde: «No, no, no, yo no... yo no, o sea, lo contrata la dirección de recursos humanos o el director general». Ruz prosigue: «¿Propuso usted la contratación del señor Rodríguez Neri?». Respuesta: «No, no, en ningún momento».

El director general de la SGAE, Enrique Loras, apoya la versión de Neri y añade datos sobre la relación entre ambos: «Era el Sr. Neri la persona que traía propuestas consensuadas con el Sr. Bautista. Fue él la persona que lo introdujo en la SGAE». A la pregunta sobre cómo se decide el sueldo de los directivos de la SGAE, Loras responde que «es valorado por la jefa de personal, el dicente y el Sr. Bautista, salvo en el caso del Sr. Neri que lo decide personalmente el Sr. Bautista».

Incluso ante la presentación de un documento hallado en el despacho de Bautista, en el que Natalia Gómez le dice «Te dejo los datos que puedo conocer de la retribución de Neri en SDAE», el directivo insiste en que «desconocía por completo que Neri estuviese cobrando un sueldo de la SDAE», según consta en el sumario. El atestado del tomo 12 de las diligencias contra Bautista concluye que «la responsabilidad de la ausencia de una actividad correctora por parte de la SGAE es achacable a la persona de Eduardo Bautista».


Información elaborada por
L. Seoane, M. Ayanz, P. Velasco, G.Pajares y A. Abizanda