El equipo de la «alcaldesa»

El «número dos» de Botella y la concejal de Moratalaz ocupan los primeros puestos en la quiniela de «reemplazos» en el Ejecutivo de Gallardón

Alberto Ruiz-Gallardón, junto a Ana Botella y Manuel Cobo, presidió la última constitución del Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de junio
Alberto Ruiz-Gallardón, junto a Ana Botella y Manuel Cobo, presidió la última constitución del Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de junio

MADRID- En algo menos de dos meses el escenario del Ayuntamiento de la capital puede cambiar radicalmente. En caso de que Alberto Ruiz-Gallardón sea designado ministro del posible Gobierno de Mariano Rajoy, el alcalde madrileño probablemente se llevará a muchos de los espadas que le han acompañado desde sus tiempos en la Comunidad.
El vicealcalde, Manuel Cobo, ha afirmado en numerosas ocasiones que su futuro político está vinculado a Gallardón, lo que abriría el paso a Ana Botella a la alcaldía y le daría, a la vez, la oportunidad de escoger a una nueva mano derecha de su círculo de confianza.
Independientemente del número de veteranos del alcalde que decidan acompañarle en su próximo destino, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad tendrá que echar mano de las listas electorales y de su gabinete durante los últimos ocho años para reformar su equipo de gobierno. Según fuentes del PP, la concejala de Moratalaz, María Begoña Larrainzar Zaballa podría ser una de las personas con las que cuente Ana Botella para dirigir la vicealcaldía o alguna de las áreas de Gobierno que queden vacantes. Larrainzar lleva doce años como concejala en el Ayuntamiento de Madrid, donde ha ocupado los cargos de presidenta del distrito de Latina y delegada de Personal.
Otra de las opciones que señalan desde el PP es Antonio de Guindos. Anterior coordinador del Área de Empleo y Participación Ciudadana, actualmente es coordinador de Medio Ambiente y Movilidad, bajo las órdenes de la teniente de alcalde. Su nombre suena como posible vicealcalde pese a que no fue en las listas electorales del pasado 22 de mayo. Sin embargo, no sería la primera vez que el Ayuntamiento cuenta con un delegado de área que ocupa el cargo sin haber sido elegido por los madrileños. En la primera legislatura de Gallardón, Miguel Ángel Villanueva fue designado concejal delegado de Empleo sin estar en las listas. De hecho, ése fue el motivo de que el alcalde optase por cambiar el nombre de los concejales por delegados.

Un consejero en la lista
Igualmente, Ana Botella podrá «ascender» a los nombres que no entraron a formar parte del grupo popular en el consistorio madrileño al no lograr el número suficiente de votos. Así, los siguientes a José Enrique Núñez serían María del Carmen Rodríguez, Manuel Troitiño y Almudena Maíllo. Incluso podría darse la circunstancia de que entrase como concejal en el Ayuntamiento el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad, Pércival Manglano, que fue como número 38 en las listas municipales en los pasados comicios.


¿Tándem femenino?
Desde que hace nueve años Esperanza Aguirre fue elegida como Presidenta de la Comunidad de Madrid, el número de mujeres con cargos públicos en la región no ha hecho más que crecer. Actualmente, el 44 por ciento del equipo de Aguirre está formado por mujeres, una cifra muy superior a la del 2006, cuando sólo era del 35 por ciento. Algunos ejemplos son Regina Plañiol, consejera de Justicia; Lucía Figar, de Educación y Empleo, y Anabel Mariño, consejera de Medio Ambiente.
Pero en el Ayuntamiento de Madrid lás féminas todavía ocupan más puestos importantes que en la Comunidad. El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, tiene aún más compañeras, ya que de las nueve personas que dirigen el Ayuntamiento, cinco son mujeres. Tres de ellas son Pilar Martínez, delegada de Obras Públicas; Concepción Dancausa, de Asuntos Sociales, y Alicia Moreno, de Arte y Cultura. Por si fuera poco, de los 31 concejales del Partido Popular que hay en el consistorio madrileño, 14 son mujeres. Si finalmente Gallardón formara parte del gobierno de Rajoy, en el caso de que el PP ganara las elecciones del 20-N, la actual delegada de Medio Ambiente, Ana Botella podría asumir la alcaldía madrileña, que sería ocupada por primera vez por una mujer. Los dos cargos más importantes de la Comunidad de Madrid, el de la presidencia de la región y el bastón de mando del Ayuntamiento de la capital, estarían en manos de mujeres.