El Rey: «Nos debemos a las víctimas del terrorismo»

Representantes de las víctimas del terrorismo siguieron el acto desde la tribuna de invitados del hemiciclo.

Don Juan Carlos: la sociedad española se debe a las víctimas del terrorismo
Don Juan Carlos: la sociedad española se debe a las víctimas del terrorismo

MADRID- Cincuenta años después de la primera víctima en la cronología de muerte que ETA lleva a sus espaldas, y después de 1.382 personas asesinadas a manos de terroristas de todo signo, se abrieron ayer las Puertas de los Leones del Congreso de los Diputados para rendir homenaje a las víctimas del terror. Fue un acto solemne donde destacó la unidad entre las distintas formaciones políticas. La fecha escogida para el Día de las Víctimas del Terrorismo, el 27 de junio, recordaba el asesinato de Begoña Urroz Ibarrola, asesinada por ETA al estallar una bomba que abrasó su cuerpo de niña, cuando contaba con sólo 22 meses de vida. Su recuerdo estuvo muy presente. Sus Majestades los Reyes, que presidieron el acto solemne, fueron recibidos por el hemiciclo con un inagotable aplauso. Don Juan Carlos destacó en su discurso como «una prioridad insoslayable» acabar con el «flagelo» del terrorismo con «todos los instrumentos del Estado de Derecho», al tiempo que hacía un llamamiento a la unidad de «todas las fuerzas democráticas» frente a esa barbarie, pues, según destacó, «es una de las demandas más unánimes de la sociedad española, una obligación de todos los demócratas y un deber frente a las víctimas y sus familias».Don Juan Carlos señaló que todo país libre y democrático «no puede tolerar los atentados, intimidaciones y chantajes» de los terroristas. «España y los españoles llevamos mucho tiempo soportando sus estragos, su odio y fanatismo», y reiteró su «repulsa y condena a la violencia terrorista». El Monarca agradeció «los avances» habidos en la lucha contra esta lacra gracias a «la entrega» de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a la actuación de la Justicia y a la cooperación internacional. Asimismo, el Rey aseguró que la sociedad española «se debe» a las víctimas, pese a que «nada ni nadie» pueda reparar la «terrible» pérdida de sus vidas, ni sus «profundas» heridas y cicatrices, así como a sus familias, a pesar de que tampoco se las pueda compensar por el sufrimiento vivido. Don Juan Carlos trasladó «el cariño, el respeto y la solidaridad» a las víctimas de toda la Familia Real para hacerles sentir «hoy y siempre» su «cercanía». «Toda España está y estará en todo momento con ellas» dijo. El Rey concluyó mostrando su deseo de que «el espíritu de unidad, determinación y solidaridad» trascienda este acto solemne e impregne nuestras vidas y actuaciones como corresponde a una sociedad «democrática y plural» como la española, «comprometida con la convivencia en paz y libertad».Los representantes de las víctimas del terrorismo y las altas autoridades del Estado siguieron desde la tribuna de invitados del hemiciclo el acto, que comenzó con la interpretación del Himno Nacional por parte de la Orquesta Sinfónica Chamartín. El presidente del Congreso, José Bono, fue el encargado de abrir el acto. En su discurso describió como «absolutamente imperdonable» el silencio, la distracción o cualquier indicio de permisividad hacia los entornos del terror: «En la lucha antiterrorista no caben los tibios», dijo, y animó a los ciudadanos a castigar «severamente» al político que «se distraiga» en este camino. «Deberíamos amonestar a quienes de nosotros se atrevan a pisar la línea roja» y apostilló haciendo un símil futbolístico que en la lucha contra el terror «todos a una: ni un regate de más, ni un paso de menos». Entre los asistentes se encontraban el presidente del Senado, Javier Rojo; la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas; el presidente del CGPJ y el Supremo, Carlos Dívar; la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el líder del PP, Mariano Rajoy; el lendakari, Patxi López; el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti; Leire Pajín; María Dolores de Cospedal, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón; el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y representantes de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado, entre otros.