La encuesta del Govern sobre el 20-N «olvida» al candidato del PP

Barómetro de la Generalitat
Barómetro de la Generalitat

Barcelona- El sondeo oficial de la Generalitat, que ayer publicó el Centro de Estudios de Opinión (CEO), no sólo sorprendió porque da la victoria a CiU en unas elecciones generales, seis puntos por delante del PSC, que es quien siempre ha ganado esta contienda, también chocó porque pregunta por todos los candidatos catalanes al Congreso, menos por el del PP, Jorge Fernández.

La encuesta se hizo entre el 29 de septiembre y el 13 de octubre, quince días después de que el PP catalán proclamara a Fernández candidato. Pero el CEO alega que cuando envió, como es habitual, a todos los grupos parlamentarios el escrito en el que reclaman cuál de sus dirigentes quieren que sea valorado, los populares no inscribieron a Fernández. Al PP, el argumento le sonó a excusa barata.

Tras reclamar una «rectificación», Fernández puso en tela de juicio el sondeo, es más, instó a la Generalitat a suprimirlo y dedicar su presupuesto a sanidad. El portavoz del Govern, Francesc Homs, pidió disculpas y admitió que el CEO podría haber tenido más vista e incluir por iniciativa propia a Fernández, puesto que el sondeo dedica un bloque a las elecciones generales y pregunta por el resto de candidatos catalanes al Congreso.

Políticos menos valorados
Si bien, la valoración de la clase política baja, el candidato de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, con un 5,81, conserva el aprobado. Carme Chacón (PSC) logra un 4,57, unas décimas más que Alfred Bosch (ERC), que consigue un 4,54, y que Joan Coscubiela (ICV), que obtiene un 4,33.

La desafección también se entrevé en otras respuestas como que ocho de cada diez catalanes cree que los políticos no tienen en cuenta lo que piensa la gente; el 45 por ciento asegura que no hay ningún partido capacitado para dar respuesta a los problemas de Cataluña, y la gestión de Zapatero recibe un 3,2 –hay «más ceros que nunca», admitió el director del CEO, Jordi Argelaguet–. El Govern de Artur Mas tampoco aprueba, logra un 4,92.
Las disculpas del portavoz del Govern no hicieron cambiar de idea a Fernández que ve «significativo» que ahora que todas las encuestas vaticinan una subida en intención de voto del PP no se le incluya en el barómetro. Aunque todas als encuestas publicadas por los medios de comunicación dan la victoria al PSC e, incluso, algunos pronostican un segundo puesto para el PP, por delante de CiU, la encuesta de la Generalitat da el triunfo a Duran.
Según el barómetro del CEO, el 20-N, CiU obtendría el 22,6 por ciento de los votos, frente al 16,3 por ciento del PSC. El PP –que, por norma, tiene voto oculto–, lograría un 10,5 por ciento. ERC remontaría, tras meses de caída libre, y un conseguiría un 5 por ciento, algo menos que ICV que obtendría un 5,8 por ciento. La ligera recuperación de ERC respondería al cambio al frente de la dirección del partido. En cambio, la pérdida de votos del PSC acusa la gestión del Gobierno de Zapatero en dos direcciones, hay quien ya no confía en la marca socialista y quien sí confía pero lo oculta.

El director del CEO matizó que el sondeo calcula la intención directa de voto y no muestra la traducción en escaños. Subrayó que hay un 17 por ciento de indecisos y destacó que «la batalla del 20-N» se juega en Barcelona», sobre todo entre PP y PSC.

 

Crece el sentimiento soberanista
El segundo barómetro de la era de Mas vuelve a preguntar qué votaría en un hipotético referénfum por la independencia. El «sí», que sube dos puntos, volvería a ganar con un 45 por ciento de los votos; el «no» obtendría un 24,7 por ciento y un 23,8 por ciento optaría por abstenerse. Cabe decir que los abstencionistas lo hacen para «preservar la unidad de España». También crecen los que prefieren que Cataluña sea un estado independiente (28 por ciento), frente a un estado federal (30 por ciento) o una comunidad autonomía (30 por ciento).