El PP critica al Gobierno por ver ilegal lo que hizo antes González

Los socialistas ya prorrogaron los presupuestos en 1995 

Arenas y Montoro, ayer, en la reunión del grupo económico del PP andaluz
Arenas y Montoro, ayer, en la reunión del grupo económico del PP andaluz

MADRID- A principios de verano el Ministerio de Economía informó de que el Gobierno preparaba un Real Decreto para prorrogar los Presupuestos de 2011, que incluiría, además, la actualización de algunas partidas para adecuarlas al techo de gasto de 2012, aprobado ya por el Parlamento, como la relativa al pago de pensiones o a los intereses de la deuda.

Entre otros medios, informó de estos planes del Ejecutivo la agencia Ep el pasado 29 de julio, el mismo día en que se oficializaba la fecha de las generales. La hoja de ruta del Gobierno pasaba entonces por aprobar un decreto y que lo convalidase la Diputación Permanente de las Cortes que se debe constituir tras la disolución delCongreso que se aprobará el próximo lunes. Dos meses después, el Gobierno se ha olvidado de ese calendario y para justificar su decisión de pasarle la patata caliente al nuevo Gabinete que nazca del 20-N incluso califica de ilegal lo que hizo otro Gobierno socialista en 1995, como ayer le reprochó el PP. En su cuenta en Twitter, Soraya Sáenz de Santamaría dejó el siguiente mensaje: «Prórroga presupuestaria: en 1995 el Gobierno socialista hizo lo que Blanco ha dicho que es ilegal e imposible».

Asimismo, el portavoz adjunto de Economía del PP, Álvaro Nadal, aclaró que su partido no exige la prórroga de las partidas, que efectivamente es automática según marca la Constitución, sino del articulado de la Ley General de Presupuestos, para no dejar en el limbo las precisiones relativas a los sueldos de los funcionarios o a la revalorización de las pensiones no contributivas, congeladas para el próximo ejercicio.

González aprobó el decreto de prórroga en 1995, dos meses antes de las generales, y después de haber remitido un nuevo proyecto de presupuestos que le fue devuelto por la Cámara por falta de apoyos. «No hacer ahora lo mismo es una irresponsabilidad que atenta hasta contra la capacidad de las comunidades autónomas de elaborar sus propias cuentas», insistió Nadal.