Siria la nueva Bosnia

La Comisión Europea alerta de que el conflicto ya es como el de la antigua Yugoslavia

La dureza de los combates ha dejado Homs como una ciudad fantasma
La dureza de los combates ha dejado Homs como una ciudad fantasma

La violencia que desde hace 16 meses sacude Siria ha llegado a tal extremo que ya es comparable a la guerra de los Balcanes. La Comisión Europea (CE) ha advertido de que Siria se encamina hacia una tragedia humanitaria a gran escala, comparable a la de la ex Yugoslavia, y exigió que se permita el acceso de ayuda a las zonas en conflicto. El recrudecimiento de los combates en Siria «trae recuerdos terribles sobre la antigua Yugoslavia», apuntó la comisaria europea de Cooperación Internacional y Ayuda, Kristalina Georgieva, en un comunicado de prensa difundido ayer.

Mientras la comunidad internacional contempla el drama en el que viven inmersos los sirios, la violencia sigue su curso y ha convertido Alepo en el triste escenario de la batalla decisiva en el conflicto sirio. Ayer mismo, los rebeldes sirios asaltaron varias sedes gubernamentales en esta ciudad, centro económico del país. Un testigo residente en Alepo dijo a Efe por teléfono que miembros del Ejército Libre de Siria (ELS) habían atacado con granadas autopropulsadas y armas automáticas la sede de los Servicios de Seguridad del Estado en la zona de Muhafaza, un tribunal militar y las oficinas del partido gobernante, Baaz. Esa información fue confirmada por el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que agregó que el ELS asaltó también la comisaría de Salehin la pasada madrugada. En el centro de la ciudad se produjeron ayer importantes enfrentamientos y hubo varios intentos del ELS por alcanzar la plaza de Saadala al Yabri, la principal de la localidad, según apuntó el testigo a Efe. Además, se produjo un intenso bombardeo en el distrito de Salaheddine, en el suroeste de la ciudad, que ha sido hasta ahora escenario de algunos de los peores enfrentamientos.

Los rebeldes controlan ahora un arco que cubre el este y los distritos del suroeste. «El régimen ha intentado durante tres días recuperar Saleheddine, pero ha fracasado y ha sufrido grandes pérdidas en vidas humanas y se ha visto obligado a retirarse», según explicó el coronel Abdel Jabbar Al Oqaidi, líder del Consejo Militar Conjunto, uno de los grupos rebeldes que combaten en Alepo.

En cuanto a los avances de la diplomacia internacional, el presidente Barack Obama y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, discutieron ayer por teléfono la forma en que podrían acelerar la transición política en Damasco. «Están coordinando esfuerzos para acelerar el proceso de transición política en Siria», apuntó la oficina de Erdogan. El primer ministro turco se ha convertido en uno de los más feroces críticos de Asad y ha exigido que dimita. Turquía acoge a más de 44.000 refugiados sirios y, en medio de la creciente preocupación por la seguridad en su frontera, envió al menos cuatro convoyes militares fuertemente armados a la frontera con Siria el lunes. Reuters

 

Rusia ya habla de conflicto armado
Rusia ha decidido incluir a Siria en la lista de países «en estado de emergencia o conflicto militar», de acuerdo con un decreto firmado por el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, el pasado 26 de julio, pero dado a conocer ayer por el Consejo de Ministros. Hasta ahora, Siria figuraba en la lista de países con «una complicada situación política y social», según un barómetro que utiliza Moscú para evaluar los riesgos a los que se enfrentan sus diplomáticos destinados en el extranjero, según señaló la agencia de noticias oficial RIA Novosti. Por otra parte, el empeoramiento del conflicto armado en Siria ha incrementado las necesidades de asistencia sobre el terreno hasta el punto de que la población precisa de al menos 500 millones de dólares (algo más de 400 millones de euros) en ayuda humanitaria, según una estimación hecha pública este martes por la Organización para la Cooperación Islámica (OCI).