Carlos López Riesco / alcalde de Ponferrada: «Con violencia no salvamos a la minería perdemos todos»

MADRID- Dice que no ha pasado miedo, pero sí momentos de tensión y que fue imposible dialogar con los mineros pese a que les tendió la mano. «Me dijeron que como era del PP no hablaban conmigo», asegura.

–¿Conocía a los agresores?
–Sí, a alguno de vista, sí. Eran del pozo Santa Cruz.

–¿Ha recibido alguna disculpa de los sindicatos o del comité?
–Después de los incidentes dos personas del comité de empresa me pidieron disculpas. También hablé con el secretario comarcal de CC OO.

–El hostigamiento de algunos mineros al PP en las comarcas hulleras se ceñía hasta ahora a Asturias. ¿Es el primer acto violento contra ustedes en León?
–En Ponferrada es la primera vez. Los actos de violencia nos son extensibles a todo el sector, pero por esta vía perdemos todos. Con violencia no salvamos al sector minero.

–Pese a su apoyo a los mineros, ha sufrido el lanzamiento de huevos y la presión de los piquetes, ¿forma parte de una campaña de acoso al PP?
–Es consecuencia de la tensión. Me he posicionado clarísimamente en favor del sector. Estuve en Madrid hace 15 días, manifestándome con ellos frente al Ministerio de Industria. Allí nadie nos increpó, todo lo contrario. El problema es que hay dos posturas muy enfrentadas y ninguno tiene toda la razón.

–¿Cómo rompería este conflicto que no hace sino enquistarse?
–Industria no ha actuado bien. Sabemos que habrá recortes y que estamos en un proceso de reconversión, pero aunque los ajustes sean duros no pueden llevar a un sector estratégico como el carbón al cierre, en unas comarcas muy ligadas a la minería. Sin embargo, hay otras empresas con muchos problemas. Una de ellas tiene 400 trabajadores que pueden irse a la calle y no van lanzando sillas.