La juez imputa pero no impone fianza ni a Felip ni a Catalá

Valencia-La juez del juzgado de Instrucción número 21 de Valencia no ha impuesto medidas preventivas contra los imputados Alejandro Catalá, subsecretario, y Josep María Felip, director general de la Conselleria de Solidaridad, por la causa que se investiga por la concesión de subvenciones para el desarrollo a diversas oenegés que pudieron desviar los fondos a otros fines, entre ellos, la compra de inmuebles en la ciudad de Valencia.

Fuentes conocedoras de la investigación destacaron que ni a Alejandro Catalá ni a Josep María Felip se les había impuesto fianza alguna y apuntaron a que su imputación aún tenía un largo recorrido.

En el caso de Felip, destacaron que la firma del proyecto se produjo después de que el mismo hubiera sido iniciado y desarrollado por las dos directoras generales que le precedieron en el cargo, Carmen Dolz y Pilar Collado, y que la orden de reintegro tampoco partió de él al no tener un director general la capacidad de firmar este tipo de resoluciones.

Según consta en el sumario, tanto la subvención para la construcción de un hospital en Haití, como el montante de 177.000 euros para la oficina técnica fueron conocidas y autorizadas por el pleno del Consell.

Concretamente, el hospital de Haití fue el desarrollo final de la idea surgida desde Presidencia de la Generalitat de construir una «microciudad» en Haití, después del terremoto que asoló dicho territorio.

Al parecer, Felip habría explicado en su declaración que el traslado de tres funcionarios de su sección no se produjo porque estos se negaran a firmar una resolución, sino porque podrían haber filtrado información de expedientes, lo que en la Administración se considera falta grave.
Por el mismo motivo, Felip habría custodiado expedientes personalmente.

En cualquier caso, la instrucción no ha hecho más que comenzar y aún no se ha tomado declaración a todos los imputados.

Fuentes próximas a Rafael Blasco, en su día conseller responsable, consideran toda la trama como «un montaje urdido por el PSPV y Compromís» y que ahora «queda demostrada la ausencia de cualquier responsabilidad política o administrativa».