Fórmula 1

Injusto pero igual para todos

El reglamento no es lo suficientemente duro con algunos comportamientos

El «Safety Car» decidió el resultado de la carrera: Alonso terminó indignado con los comisarios de la FIA
El «Safety Car» decidió el resultado de la carrera: Alonso terminó indignado con los comisarios de la FIA

Valencia- La F-1 es un deporte con infinidad de variantes técnicas y deportivas durante una carrera donde el reglamento casi siempre va a remolque y nunca se adelanta a posibles circunstancias. También es muy abierto a la interpretación de los comisarios deportivos, que siempre son diferentes en cada carrera, y por eso a veces existen situaciones similares castigadas de forma distinta. Ayer presenciamos un nuevo desaguisado de la dirección de carrera, cuyo máximo responsable es Charlie Whiting, un británico ex ingeniero del equipo Brabham. La causa que desató el enfado de Alonso y Ferrari es que el reglamento no es lo suficientemente duro con algunos comportamientos. Hamilton adelantó al coche de seguridad de forma consciente y eso sólo le supuso una sanción que consiste en pasar por línea de boxes sin parar. Sin embargo, Alonso, que sí cumplió la norma de levantar el pie del acelerador ante la evidente situación de peligro que existía en pista, se quedó clavado detrás del coche de seguridad, perdió tiempo y cuando salió de boxes se encontró en novena plaza. - ¿Por qué es injusto el reglamento? La norma dice que adelantar con coche de seguridad en pista se castiga con un «drive through» (pasar por boxes sin parar) y se aplica la misma sanción si un piloto adelanta al propio coche de seguridad, que es un hecho más grave todavía y debería recibir una sanción más dura. Hamilton lo hizo y fue consciente de que eso le beneficiaba más que al contrario, aunque recibiera una sanción. El artículo debería revisarse porque esa conducta no es muy ejemplarizante. - ¿Estuvo hábil Hamilton? Rotundamente, sí. El reglamento es el mismo para todos y el inglés tiene un espíritu combativo que le hace ir al límite de la norma. - ¿Se equivocó Charlie Whiting al lanzar el coche de seguridad a pista? No. Puede dar la orden de salida en cualquier momento. Se trata de neutralizar una situación de peligro (en ese momento no se conocía el estado de Webber tras el accidente) y por eso dio la orden. Cortó el grupo y lo peor le tocó a Alonso, que se quedó detrás. Al enviar la señal al coche de seguridad, automáticamente, una luz se enciende en el volante de los coches para informar a los pilotos. - ¿Por qué tardó tanto en sancionar? Según ha podido saber LA RAZÓN, Whiting no se dio cuenta de la infracción de Hamilton porque estaba pendiente de la situación creada tras el accidente de Webber. Sorprendentemente, tampoco hubo un informe del puesto de comisarios de pista en esa curva y ni siquiera del propio coche de seguridad. Fue Alonso el que «levantó la liebre» y pidió una investigación. Aun así, tardó demasiado y esto permitió a Hamilton ganar espacio a la hora de cumplir el castigo.