Gómez reta a Ferraz

Intentó demostrar su peso en la militancia madrileña, pero de 160 agrupaciones sólo 30 le respaldaron.

Tomás Gómez repitió ante los delegados iniciativas que ya había presentado
Tomás Gómez repitió ante los delegados iniciativas que ya había presentado

Unos aseguran que obtuvo «un apoyo abrumadoramente mayoritario», otros, que apenas «el veinte por ciento de los asistentes» se mostró a favor del líder como próximo cabeza de lista en las autonómicas del año que viene. El comité regional que celebró ayer el Partido Socialista de Madrid (PSM) se convirtió en un termómetro del respaldo con el que cuenta el secretario general, Tomás Gómez, a pesar de que el debate sobre quién debe ser el candidato a las regionales no estaba en el orden del día. Ni siquiera se pusieron de acuerdo los socialistas a la hora de dar las cifras de la convocatoria. Trinidad Rollán, secretaria de Organización, indicó a mediodía –con sólo un tercio de las intervenciones de los delegados realizadas– que el apoyo a Gómez era del 99 por ciento. Unas horas después, sin embargo, fuentes del sector crítico con la actual Ejecutiva cifraron en «algo más de 30» el número de representantes de agrupaciones (de un total de 160 en toda la Comunidad) que acudieron a arropar al líder.La cita, de la que no salieron nuevas iniciativas sino que sirvió al secretario general para abundar en anuncios que ya había realizado hace meses, fue vista por algunos como un pulso de Gómez a la dirección Federal del PSOE. Una forma de mostrar al resto de federaciones que cuenta con el apoyo de la militancia madrileña. Este esfuerzo fue en vano. Al cónclave socialista estaban acreditados 540 delegados, según fuentes oficiales, de los que apenas tres cuartas partes ocuparon su asiento en el salón de actos de la sede de UGT, dónde se celebró el acto.Encuentro inútilExtrañó también que el secretario general no dedicase ni una de las frases de su discurso a Zapatero, otrora su valedor y la única persona del partido que puede ratificarle como candidato o designar a otra persona para que se mida a Esperanza Aguirre en mayo de 2011. Lo que podría haber sido un cierre de filas en torno al presidente del Gobierno terminó para algunos con una lectura totalmente diferente: «Ha querido hacerse el fuerte justo en el momento de mayor debilidad de Zapatero y el pulso no le ha salido bien del todo», explicaba uno de los asistentes al comité regional.El cónclave socialista, que duró casi diez horas, concluyó con la aprobación por unanimidad de una resolución que se resume en una tasa regional para la banca y un recargo en el IRPF para las rentas superiores a los 120.000 euros, entre otras medidas anticrisis. Además, Gómez anunció se reunirá con los representantes nacionales de UGT y CC OO para hablar de un nuevo modelo económico y vaticinó para julio «más noticias sobre corrupción en el PP». Se acaba la presidencia europea y el verano, que llega caliente, podría ser decisivo para el futuro de Tomás Gómez.Un paso en falsoEl 17 de julio el PSOE celebrará un congreso. De esta reunión nacional saldrán las directrices para el nombramiento de candidatos. Gómez se granjeó ayer los apoyos de su federación con la creación de dos comisiones para las solicitudes de primarias en los municipios de 20.000 a 50.000 habitantes. Unos órganos que la dirección federal puede invalidar en un mes.