Irá a la cárcel más «lujosa» de Europa

Los atroces atentados del 22 de julio no sólo han conmocionado a toda una nación, sino que han sacado a la luz a los agentes desarmados, la laxitud del código penal noruego con crímenes como los de Anders Breivik y, también, el buen funcionamiento de un lujoso sistema penitenciario.

Celda diseñada al puro estilo de Ikea. Existe un contraste entre la suavidad y la dureza
Celda diseñada al puro estilo de Ikea. Existe un contraste entre la suavidad y la dureza

El autor confeso de la matanza pasará ocho semanas en la cárcel de Ila, en Sandvika, al oeste de Oslo en una celda de siete metros cuadrados. En régimen de prisión preventiva, durante las cuatro primeras semanas estará en aislamiento y sólo podrá recibir visitas de su abogado, Geir Lippestad, y de la Policía. De hecho, ayer los agentes difundieron a la Prensa que Breivik estaba bajo «vigilancia permanente» por miedo a que se se suicide. El portavoz de la Policía en Oslo, Hjort Kraby, en declaraciones al diario «Verdens Gang», informó de las condiciones que había dado el terrorista para dar pistas sobre «las otras células que pertenecen a su organización», condiciones inviables como tener acceso a internet, poder ver Wikipedia y recuperar su ordenador. Esta obsesión por saber qué ha pasado también se demostró en la entrevista que Lippestad concedió a Ap: «Mi cliente me preguntó si estaba conmocionado y que si le podía explicar qué ocurrió. No sabe si su plan fue un éxito». Breivik también exigió que los psiquiatras que le evaluaran fueran extranjeros. Ayer, dos expertos comenzaron a estudiarle para determinar si está trastornado mentalmente de cara a la futura defensa. La acusación espera que no se le considere demente y le condenen a 30 años por crímenes contra la Humanidad, o al menos, a 21 por terrorismo. Una de las preguntas que se hace la sociedad noruega es dónde pasará esos años. Una de las cárceles de Oslo, Halden Fengsel, que se inauguró en 2010 y acepta a los presos con menos posibilidades de reinserción, como violadores y asesinos, suena entre las candidatas. Sin rejas y diseñada por Erik Moeller, Breivik podrá aprender cocina, música y practicar todo tipo de deportes en la prisión más lujosa de Noruega.


La madrastra: «Jamás nos reveló nada sobre su libro»
Tove Oevermo vio por última vez a Anders Breivik en marzo o abril pasados. La ex madrastra del asesino de Utoeya, casada con el padre de Breivik y divorciada de él cuando Anders tenía cuatro años, relata en una entrevista exclusiva con la agencia Ap el secretismo que envolvía la personalidad del asesino. «Era un buen chico, un noruego normal. Jamás vi nada en él que me llevara a pensar la clase de persona que es», reconoce Oevermo, ex diplomática, como el padre de Breivik. «Me explicó que estaba tratando de publicar un libro, pero jamás me reveló de qué trataba. "Lo verás cuando lo acabe", me dijo cuando le pregunté sobre ello». La madrastra de Breivik, quien se declara «conmocionada» por la matanza, asegura que su ex hijastro no dio a entender nunca su odio hacia los musulmanes.