El «intruso» de la UGT que no sabía qué era un ERE

En 2010 y 2011 recibe 76.000 euros para impartir cursos de formación

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Sevilla- Sigue la ronda de declaración de los imputados en la trama de los ERE y siguen las sorpresas. Rafael Rodríguez Fuentes, prejubilado irregularmente en la empresa Saldauto, aseguró ayer ante la titular del juzgado número 6 de Sevilla que instruye el caso, Mercedes Alaya, que «no sabe lo que es un ERE». Se da la circunstancia de que el imputado era miembro de la UGT, miembro del comité de empresa de Muebles Promi desde el año 2003 y administrador judicial de esta empresa. Le dijeron que «un ERE era cuando la empresa estaba en quiebra y se trataba de salvar a los trabajadores y se le concedía una ayuda a este fin a través de una póliza», declaró ayer en el juzgado, según la información a la que ha tenido acceso este periódico.

Rodríguez Fuentes fue despedido de Muebles Promi en 2005, tras lo que se le reconoció una indemnización por despido de 50.000 euros que dijo no cobrar y no reclamó porque «se sentía unido moralmente a la empresa». Dos años más tarde, en 2007, se puso en contacto con el ex director general del Empleo, Francisco Javier Guerrero, y, de común acuerdo con otro ex trabajador de Promi reclamaron formar parte de la nómina de prejubilados. Pero no fue incluido en su empresa, sino en otra, en Saldauto. Su póliza ascendía a 376.404 euros. Cobró 1.800 euros mensuales a partir de marzo de 2008. El último ingreso lo recibió el pasado mes de diciembre.

El imputado no ha perdido el tiempo. Tras el despido de Promi creó la empresa «Muebles Don Formón» junto con otro prejubilado. Mientras tanto hacía algunos «chapuces», «cuatro cosas que le ha hecho a la familia y a conocidos y que le han dado algo». Además, a través de Don Formón reconoció que ha impartido cursos de formación este año y el anterior, por los que ha recibido subvenciones que ascienden a 50.000 euros –pendiente de cobro– y 26.000 euros respectivamente. Por constituir la sociedad también recibieron los dos socios otra ayuda de 3.000 euros. El nexo entre la trama de los ERE y el fraude de las ayudas a la formación queda meridianamente claro tras su declaración.

Dijo no haber tenido contacto con el parlamentario socialista Ramón Díaz, pese a que éste negoció ayudas tanta para Promi como para Saldauto.