Los niños se quedan en San Ildefonso

La alcaldesa, Ana Botella, anunció ayer que, tras estudiar los informes técnicos, las obras de reforma del colegio se harán por fases por lo que no será necesario trasladar a los alumnos.

El Ayuntamiento de Madrid ha reconsiderado las obras de reforma del colegio San Ildefonso y cambiará el plan de trabajos para que no sea necesario ubicar a los estudiantes en otros recintos, según estaba previsto hasta ahora.

Ante las protestas de la AMPA y la dirección del centro, por las complicaciones que suponía a las familias el traslado de los niños el consistorio, a través de la dirección general de Control de la Edificación del Área de Urbanismo y Vivienda, evaluó los tres informes existentes sobre la situación del inmueble municipal de San Ildefonso: el informe de un experto externo en patologías, encargado por la Dirección General de Patrimonio; el informe de un arquitecto encargado por el AMPA del colegio y un tercer informe de la Consejería de Educación, elaborado también por un arquitecto externo.

Según todos ellos, las obras son más que necesarias puesto que varios elementos estructurales están en riesgo por su deterioro y es necesario reparar los daños. Con todo, las inspecciones realizadas por los servicios técnidos de Edificación constataron que es factible ejecutar las obras mediante intervenciones acotadas. Por este motivo se establecerá un calendario de actuaciones, delimitando las zonas a intervenir, y aprovechando los periodos vacacionales de los escolares.

Aún así, es posible que, en algún momento, las obras tengan alguna incidencia en la actividad diaria del colegio, aunque se intentará que ésta sea mínima.

Esta misma tarde, la alcaldesa se puso en contacto con la presidenta del AMPA y el director del centro para informarles de que no será necesario desalojar a los internos de la residencia ni a los alumnos del colegio público. Asimismo, les explicó que la dirección general de Patrimonio se reunirá con ellos para informarles con detalle del proyecto de obras.

Esta información también se trasladará al Área de Familia y Servicios Sociales, con el fin de que informe a los padres de los niños y a los trabajadores del internado, y a la Consejería de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid.