La Policía acude a Bruselas ante la «inacción del Gobierno» con el 15-M

Ya están cansados de enviar escritos a la delegada del Gobierno en Madrid y solicitar sin éxito reuniones con el actual ministro del Interior y por eso, dicen, no les queda otra que acudir a la UE para dar cuenta de lo que está pasando con la Policía desde que surgió el movimiento 15-M.

Como integrante de la Unión de la Policía (Upol) el sindicato Unión federal de Policía (UFP) presentará hoy ante el Comité Ejecutivo de Eurocop en Bruselas una resolución denunciando lo que están padeciendo los agentes de la Policía Nacional «por la inacción del Gobierno y de responsables policiales y la diferenciación de trato con respecto a otras manifestaciones». La Policía viene lleva clamando a los cuatro vientos desde hace más de tres meses que el colectivo de los «indignados» se ha convertido en «el único grupo de ciudadanos a los que se nos ordena que no les hagamos cumplir la Ley». Según el informe que hoy presentará la Upol –integrado por sindicatos policiales de toda España y asociaciones de la Guardia Civil– desde el pasado 15 de mayo, se han llegado a vulnerar hasta cuatro leyes orgánicas. Por ejemplo, desde el día que acamparon de forma ilegal en la Puerta del Sol y pretendieron arremeter contra el Congreso en varias ocasiones, incumplieron la Ley Orgánica 9/83 del 15 de julio que regula el derecho de reunión, o la 10/95 del Código Penal cuando trataron de evitar la entrada de los diputados en el Parlamento. En el informe policial señalan también que los agentes han tenido que hacer una media de 15 y 20 horas de servicio durante los altercados producidos por los «laicistas indignados» durante la JMJ, soportando «insultos y escupitajos en los uniformes». El sindicato policial afirma que el Gobierno «se ha decantado claramente a favor de los "indignados"más que de su Policía» y culpabilizan de su situación a la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, al anterior ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al actual, Antonio Camacho.


Los «niños mimados» de Interior
- El pasado 15 de mayo,
pocos días antes de las elecciones autonómicas, los «indignados» acamparon en la Puerta del Sol. La Junta Electoral Central declaró ilegal la concentración el día de reflexión pero Interior no ordenó disolverla. Siguieron allí casi dos meses más y se fueron porque así lo decidieron en asamblea.

23 de julio
«Marcha Popular Indignada»
- Apenas 15 días después de levantar el campamento de Sol, «indignados» de toda España peregrinaron hasta Madrid. Durante ese fin de semana volvieron a acampar de forma ilegal en Sol y el Paseo del Prado hasta el 2 de agosto.

17 agosto
Manifestación laicista autorizada
- La delegada del Gobierno, Dolores Carrión dio su ok a una manifestación laicista el día antes de la llegada del Papa a Madrid. Durante tres días, los peregrinos de la JMJ tuvieron que sufrir insultos y vejaciones por parte de los «indignados».



Marchan entre las sedes de PSOE y PP contra reforma constitucional

Varios centenares de miembros del movimiento 15-M se han manifestado esta tarde entre las sedes del PSOE y del PP para protestar contra la reforma constitucional sobre la estabilidad presupuestaria, para dirigirse luego a la Puerta del Sol, donde se han disuelto.

Otros grupos de "indignados"se han manifestado también hoy por el mismo motivo en Valencia, Zaragoza y Gijón, además de sindicatos y organizaciones sociales.

En Madrid, la marcha ha arrancado de la calle de Ferraz, donde los manifestantes han cortado el tráfico en medio de una cacerolada y gritos a favor de un referéndum sobre la reforma.

La Policía ha comunicado a los manifestantes que no estaban autorizados por la Delegación del Gobierno, así que les ha pedido que circularan por las aceras, a lo que se han negado.

Allí se ha leído un comunicado del grupo de trabajo Economía de Sol del 15-M, sobre la reforma, en que se acusa a PSOE y PP de querer aprobarla "al dictado de los mercados y de los gobiernos conservadores de las potencias europeas".

"Pretenden -dice la nota-, con la excusa de ordenar las finanzas, imponer el beneficio de unos pocos sobre la voluntad de la mayoría".

A continuación se han dirigido hasta la de Génova, donde han interrumpido la circulación momentáneamente y han gritado "¡vergüenza! en medio de una pitada.

Uno de ellos ha intentado acercarse a la puerta de la sede del PP, pero la Policía se lo ha impedido.

Entre los manifestantes se encontraban los siete jubilados que ayer tuvieron que desmotar, por orden de la Policía, el campamento de protesta contra la modificación constitucional que habían montado en el Paseo del Prado.

"Hay cosas que no nos gustan de la Constitución desde hace treinta años y no por eso las han cambiado", ha comentado uno de estos "veteranos"a la prensa.

En Valencia, los "indignados"han coreado algunas consignas contra los sindicatos, con los que se han concentrado delante de la Delegación del Gobierno, mientras que en Zaragoza han pedido a los diputados que no se apruebe en el Parlamento y, en caso contrario, que se convoque un referéndum.