Bicibox la competencia del Bicing

BARCELONA– La movilidad en bicicleta está cada vez más consolidada en la ciudades catalanas. Sin embargo, la subida de un 33 por ciento del Bicing y el constante goteo de robos de bicletas, hace que los usuarios encuentren en este transporte cada vez más desventajas. Por ello, algunos municipios han puesto ya en marcha el Bicibox, un nuevo sistema para los usuarios de la bici, que se está consolidando con éxito.

El Bicibox es un servicio público de aparcamiento seguro para bicis privadas que está desarrollando el área metropolitana de Barcelona en colaboración con diversos municipios. Se trata de pequeñas cabinas individuales que funcionan en red y están a pie de calle. En su interior el usuario puede dejar aparcada la bici con las máximas garantías de seguridad frente a los robos y el vandalismo. Cada estación de Bicibox cuenta con entre 7 y 14 plazas.

Actualmente, el Bicibox dispone de mil plazas de aparcamiento en el área metropolitana de Barcelona y en conjunto su red está formada por 180 estaciones que ofrecen unas 1.600 plazas para bicis en 15 municipios.

La última ciudad en sumarse a la iniciativa, pionera en España, ha sido Viladecans, donde se han instalado diez puntos Bicibox repartidos estratégicamente por diferentes sitios de la ciudad, especialmente en las principales estaciones de transporte público. El sistema que se implantó en marzo del 2011 como prueba en Sant Joan Despí, ha conquistado ya Cornellà, Esplugues, Gavà, el Prat de Llobregat, Sant Boi, o Sant Just Desvern. A pesar de la larga lista de municipios del Baix Llobregat que integran esta red de aparcamiento público de bicicletas, la capital catalana se mantiene fiel al Bicing, aunque no descarta desarrollar este sistema para favorecer la movilidad sostenible.

Los usuarios pueden hacer uso de este servicio en cualquiera de las estaciones disponibles y aparcarla por un máximo de 48 horas, las 12 primeras gratuitas, y de este modo se fomenta la rotación de las bicicletas almacenadas. Las estaciones funcionan con energía solar y un sistema de baterías y están situadas en puntos estratégicos cerca de estaciones de tren o metro para fomentar a la vez el uso del transporte público. La tarifa anual es de 35 euros y para su arranque Bicibox ofrece a los usuarios seis meses gratis.

El Bicibox se presenta como una de las opciones más asequibles para aquellos que quieran moverse en bicicleta por su municipios. Asimismo es una nueva modalidad para que los ayuntamientos potencien el uso de un transporte ecológico y puedan a la vez sacar rendimiento económico a través de las cuotas y la publicidad en sus estacionamientos.

«El Bicing requiere de una aportación económica importante y las ciudades priorizan otros gastos», comenta el presidente de la Entidad Metropolitana del Transporte (EMT), Antoni Poveda, quien también reconoce que el Bicibox es «más económico» que el servicio público de bicicletas de la ciudad de Barcelona que desde el pasado 1 de enero, cuesta 40 euros, 9 euros más que el año pasado. «Además el Bicing requiere de un mantenimiento constante y una plantilla dedicada a trasladar las bicis que lo integran de una estación a otra», añade Antoni Poveda.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona asegura que tiene conocimiento que otros consistorios han apostado por el Bicibox como manera de fomentar la bicicleta como vehículo de transporte y no descarta en un futuro adoptarla si lo considera necesario para la ciudad.