Eurocopa

Brasil y Portugal no se pegaron (0-0)

El empate dejó contentos a todos. Dunga y Queiroz reservaron jugadores. Cristiano Ronaldo, muy solo

Portugal 0-0 Brasil
Portugal 0-0 Brasil

Tener la pelota por tenerla no conduce a nada. Y eso le ocurrió ayer a Brasil ante Portugal. De ahí que Dunga, a pesar de renegar del «jogo bonito», se desesperaba cada vez que sus jugadores sobaban una y otra vez el balón. Por eso el partido, a priori muy interesante para el buen aficionado, resultó un bodrio, un engaño, una filfa. Al final, en eso nadie tampoco se salió del guión. El empate dejó contentos a todos porque se cumplieron los objetivos. Los de Cristiano Ronaldo asumieron que son segundos y para los de Alves y Luis Fabiano, el primer puesto colma sus aspiraciones.¿Empate convenido? ¿Amaño? No. Hablar del «pacto de Durban» parece exagerado, pero la verdad es que hubo fútbol con cuentagotas, con muy pocas ocasiones de gol; además, los porteros estuvieron seguros y se abusó de centrocampismo. Buscaba Portugal las transiciones muy rápidas, especialmente en el primer tiempo en el que se refugió en su campo y dio la iniciativa y la pelota a los brasileños. Y en este Brasil en el que faltaba Kaká, se echó en falta más calidad a la hora de elaborar. Dunga utilizó a Alves, a Baptista como sustituto del jugador del Real Madrid y a Nilmar por el renqueante Elano. Y el músculo, porque en el equipo mandan los «dungas» de ahora, Gilberto Silva y Felipe Melo, se impuso a todo lo demás. Luis Fabiano apareció muy poco y sólo en una ocasión sorprendió Maicon con una llegada explosiva y un tiro al limbo.Portugal, que fue de menos a más, se refugió en el orden defensivo, en el trabajo de Meireles y la velocidad de Cristiano, que actuó muy centrado, con libertad de movimientos y recursos para intentar sorprender a un Lucio que no perdona. Tuvo el madridista tres faltas desde muy lejos y se empeñó en tirar sin resultado práctico. El que más se acercó al gol fue Meireles en una acción en la que Julio César tapó muy bien. Era ya el segundo tiempo, Portugal había adelantado más las líneas y tocaba un poco mejor. La presencia de Pepe –algo más de una hora– en esa posición de medio centro en la que le coloca Queiroz tampoco aportó nada.Cristiano echó carreras con todos menos con Maicon. Con su futuro compañero apenas se vio porque iban por caminos diferentes. Con Alves sí tuvo alguna opor- tunidad para retarse. Para Portugal, Cristiano lo es todo. Su presencia crea equívocos en los rivales; lo que ocurrió ayer es que Lucio y Maicon le ataron corto. De los portugueses gusta, y cada día más, el lateral Coentrao, una bala en la izquierda. Su centro del campo lo sostiene la fuerza de Meireles porque ayer Tiago estuvo con el diapasón muy bajo y Duda lo único que hizo fue enfadarse con el árbitro.Portugal no parece que vaya a comerse a nadie. Queiroz sabe lo que quiere, pero en el plantel hay jugadores muy irregulares que dependen de la inspiración del día. Hablo de Tiago, Danny y Simão. Si participan y ayudan a Cristiano, Portugal crece. Y refugiarse atrás a pesar de la experiencia de Bruno Alves, Carvalho, Ricardo Costa o Pepe es un riesgo.Ayer no lo hubo porque este Brasil, que tiene trazas que no jue- go de campeón, no asusta a nadie. Dunga les ha dado competitividad, les ha enseñado a defender y a presionar en el centro del campo, a que los laterales Maicon y Bastos suban repetidamente y abran espacios para los jugadores de la segunda línea. Ayer no tuvieron la magia de Robinho, reservado por el técnico, y tampoco la del sancionado Kaká. Con ellos el equipo gana en pase, juego individual y en improvisación. Luis Fabiano es punto y aparte. Aparece y desaparece como el Guadiana, se enfada con los defensas, consigo mismo, pero tiene gol y por eso no hay que darle espacios. Portugal lo controló y de ahí que el partido fuese un engaño en espera de los octavos. PORTUGAL: Eduardo; Ricardo Costa, Bruno Alves, Ricardo Carvalho, Fabio Coentrao; Raúl Meireles (Veloso, min.84), Pepe (Pedro Mendes, min.64), Tiago, Duda (Simao, min.54); Cristiano Ronaldo y Danny. BRASIL: Julio Cesar; Maicon, Lucio, Juan, Michel Bastos; Felipe Melo (Josué, min.44), Gilberto Silva, Dani Alves, Julio Baptista (Ramires, min.82); Nilmar y Luis Fabiano (Grafite, min.85). ARBITRO: Benito Archundia (MEX) Amonestó a Duda (min.25), Tiago (min.31), Pepe (min.40) y Coentrao (min.45) por parte de Portugal; y a Luis Fabiano (min.15), Juan (min.25) y Felipe Melo (min.43) por parte de Brasil. ESTADIO: Durban.