Asad golpea a los rebeldes en Alepo y Damasco

Unas 250 personas han muerto a manos del régimen el fin de semana

Un rebelde sirio entra a un edificio por un agujero en la pared para protegerse de los bombardeos en Alepo
Un rebelde sirio entra a un edificio por un agujero en la pared para protegerse de los bombardeos en Alepo

DAMASCO- Alrededor de cien personas, la mayoría civiles e insurgentes, murieron ayer en una nueva jornada de la campaña militar del régimen de Damasco contra las posiciones de los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) en diversas zonas del país. Los opositores Comités de Coordinación Local (CCL) informaron en un comunicado de que las víctimas mortales se produjeron por bombardeos de helicópteros, artillería pesada y disparos del Ejército sirio, además de en combates con los miembros del ELS.
En aldeas y localidades de los suburbios de Damasco al menos 41 civiles y rebeldes murieron y en Homs fueron 24, mientras que 16 fallecieron en la meridional Deraa y otros once en Idleb, próxima a la frontera turca, precisó la agrupación. Las demás muertes se registraron en las provincias de Deir el Zur, (este de Siria), la costera de Latakia y Alepo, en el norte.
Los Comités denunciaron que el hospital de Deraa recibió de las Fuerzas de Seguridad cinco cadáveres de campesinos que fueron ejecutados y torturados por los leales al régimen. Según informó a Efe desde Tafas el activista de los CCL Yazid al Badran, esa ciudad es escenario de bombardeos desde el sábado, y las Fuerzas de Seguridad intentan irrumpir en la localidad, «pero no pueden porque tienen que enfrentarse con los combatientes del ELS». «Hoy perdieron la vida tres mujeres y un rebelde y hasta ahora los tanques no han entrado, pero si irrumpen habrá una masacre», advirtió.
Mientras, prosiguió la campaña contra Alepo con bombardeos en el barrio de Saladino y choques entre rebeldes y tropas en el área de Yeb al Qoba, situada en el casco antiguo. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que también se libran combates en los barrios de Suq al Hal, Hananu, Seif el Daula y Dauar el Sabaa Bahrat. Reuters