Libros

OPINIÓN: La familia como noticia

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

A pesar de que se insiste en que «la familia está en crisis», lo que sucede es que hay familias en crisis; no la familia como tal.

Hay demasiadas frases hechas que, a fuerza de ser repetidas, nos ocultan la realidad. Se afirma también que la familia, tal como hoy la concebimos, es fruto de una cultura concreta, pero puede establecerse de modos muy distintos.

Lo cierto es que, del mismo modo que el hombre es un ser creado por Dios, también la familia es una institución creada por Dios desde el origen del hombre. Otra cosa es que la persona sea muy libre de realizar su familia contra esa ley natural.

Puede construirla sobre el abandono de sus padres, cuando sean ancianos; o sobre el divorcio del cónyuge, cuando el interés o el egoísmo pueda más que el amor al otro; sobre la muerte del hijo, cuando con el aborto cometa el crimen mayor que puede cometer un padre o una madre…pero hará desgraciados a los suyos y él mismo no alcanzará la auténtica felicidad. Y el mundo resulta mucho menos humano con comportamientos carentes de altura moral.

Hay muchas familias modélicas, pero por serlo, no son noticia. Como no lo es un río cuando discurre por su cauce sin dañar, ni el viento cuando es sólo una presencia plácida y vital, no lo es la familia cuando hace la voluntad de Dios. Es triste que nuestra sociedad dé por establecido que no es noticia lo bello, lo noble, lo que produce vida y amor. Pero afortunadamente lo que se valora como noticiable, por su negatividad, no es lo habitual, y sí lo es lo que ennoblece callada, pero eficazmente nuestro entorno.