Nacionalistas e independencia

La Razón
La RazónLa Razón

El objetivo de los nacionalistas no es la independencia a corto plazo, sino crear las condiciones para conseguirla a medio o largo plazo. Uno de los errores más graves cometidos durante la Transición fue la cesión de la competencia de educación a las comunidades autónomas. Nunca se tendría que haber cedido. Las consecuencias de ese despropósito las sufrimos ahora y en los próximos años serán, sin lugar dudas, tan graves como irreversibles. El control de la educación ha permitido que las formaciones nacionalistas hayan influido decisivamente en varias generaciones de vascos y catalanes hasta el extremo de crear unas condiciones en las que el sentimiento independentista es cada vez mayor. No es alarmismo sino una inquietante realidad que se comprueba tanto en las encuestas como en lo sucedido con Bildu. Desde las aulas, los medios de comunicación afines y la política se ha ido creando un estado de desafección hacia España. El último ejemplo está en la encuesta del gobierno catalán que señala que el 43% votaría por la independencia.