Europa ignora la petición española y mantiene el rechazo a los Castro

Jiménez rebaja la petición española de modificar la Posición Común y acepta una exploración política de Ashton

Trinidad Jiménez durante el Consejo de Ministros de Exteriores europeos celebrado en Luxemburgo
Trinidad Jiménez durante el Consejo de Ministros de Exteriores europeos celebrado en Luxemburgo

Cuba no termina de convencer a Europa. Como se esperaba, los Veintisiete decidieron ayer mantener la Posición Común con respecto a la isla, que condiciona el progreso de las relaciones con el régimen de los hermanos Castro a un avance en la democracia y los derechos humanos en el país caribeño. No obstante, la liberación de 42 prisioneros políticos y las tímidas reformas económicas sí han servido para dar una oportunidad al Estado comunista y abrir un período de reflexión que pueda conducir a que los europeos pasen página el año que viene.

Los ministros de Exteriores de la UE, reunidos en Luxemburgo, encargaron ayer a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que explore a través de contactos políticos la posibilidad de sustituir esta Posición Común por un acuerdo simplificado que normalice las relaciones con la isla. España ha sido casi la única valedora de esta propuesta, sobre todo su anterior ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Ayer fue la nueva canciller, Trinidad Jiménez, la encargada de pedir a sus colegas europeos un gesto desde la Unión para corresponder la liberación de disidentes que está llevando a cabo Cuba. «Hemos dado un paso fundamental para avanzar hacia un marco bilateral de relaciones», resumió la nueva ministra en la rueda de prensa. «Hemos logrado nuestro objetivo», comentó Jiménez, subrayando que la Unión manda una señal con la que «deja claro que se abre una nueva etapa».


La oposición de Alemania
El carácter histórico que bordó la ministra a la decisión de los 27 contrastó con la prudencia mostrada por Ashton, y las reservas de los cinco países que se oponen al levantamiento de la Posición Común: Alemania, Suecia, Austria, República Checa y Polonia.

Para la Alta Representante, se trata más bien de abrir un «periodo de reflexión» que también dé tiempo a La Habana para mostrar hasta qué punto está comprometida con las reformas. Según acordaron los ministros, Ashton deberá informar «tan pronto como sea posible» sobre el resultado de sus contactos exploratorios, para los que de momento no se plantea viajar hasta la isla, según informaron fuentes de su equipo. Los mismos portavoces comentaron que la baronesa podría tener listas sus conclusiones para diciembre.

Más reticente incluso se mostró un representante de uno de los cinco países reacios al cambio. Hablando fuera de micrófonos, opinó que los ministros, más que dar una señal de que están dispuestos a moverse, han mostrado que están preparados para «pensar sobre ello». «La pelota está en el tejado de los cubanos», opinó. Otro portavoz de de este grupo indicó que los cubanos no han dado los «pasos necesarios» para levantar esta posición común. Jiménez explicó que aunque los Estados miembros valoraron la liberación de los prisioneros y las reformas económicas, «algunos países esperan señales políticas más claras».

España estuvo casi sola en su empeño por abrir esta nueva fase con Cuba. «Fue Moratinos, Moratinos, Moratinos», resumió una fuente diplomática. Sólo Irlanda se sumó a la tesis española. «Siempre hemos estado del lado de España en este asunto, y sea dicho que estábamos en una minoría de dos», declaró el secretario de Estado irlandés para Asuntos Europeos, Dick Roche a un grupo de periodistas. E incidió en que «un grupo significativo de Estados» no compartió «nuestro punto de vista optimista sobre el progreso que se ha conseguido».

De lograrse este nuevo acuerdo simplificado, el equipo de Ashton prevé que pueda incluir el diálogo político, en materia de derechos humanos y cooperación, asuntos en los que la UE y Cuba ya han empezado a dar pasos desde 2008, pero a las que se trataría de dotar del «marco legal» apropiado para que Europa no continuara su relación con el régimen castrista en el limbo de su propia legalidad.


El estreno en Exteriores
«Bienvenida al club». Así recibieron los cancilleres europeos a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, al llegar a su primera reunión con sus colegas europeos. Tenía la difícil papeleta de estrenarse en una materia en la que España remaba sola en la nave, y en la que su antecesor dejó una profunda huella, como reconocieron los ministros a Jiménez. El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, incluso echó de menos a Miguel Ángel Moratinos a su lado, según explicaron de manera informal fuentes españolas.


Pasos de la UE y Cuba
1996
- Se adopta la Posición Común. Cuba debe promover una transición pacífica hacia la democracia.
03-2003
- La Comisión Europea abre sede en La Habana para fortalecer y amplilar sus relaciones.
Primavera Negra
- 75 «detractores del régimen» son encarcelados en abril de 2003.
- La Habana, en el punto de mira. Desde el Vaticano a la Unión Europea, los políticos exigen al Gobierno cubano que libere a los presos políticos.
24-2-2010
- La muerte de Orlando Zapata en prisión vuelve a poner de manifiesto la falta de libertad en Cuba.
07-2010
- Gracias a la mediación de la Iglesia, los Castro acceden a excarcelar a 52 disidentes.