Trece personas ingresan en prisión por agredir a personal médico en tres años

Al consejero de Sanidad le preocupa el problema y anima a los profesionales a comunicar y denunciar los incidentes.

Antonio María Sáez Aguado llega a la reunión del Observatorio de Agresiones al Personal del Sacyl
Antonio María Sáez Aguado llega a la reunión del Observatorio de Agresiones al Personal del Sacyl

Valladolid- La percepción de una mala atención médica o el retraso de alguna consulta o intervención. Negación de permisos de bajas laborales o de preescripción de medicamentos. Y problemas psicopatológicos o de drogas y alcohol. Éstas son las principales causas de las 579 agresiones físicas, verbales o psicológicas sufridas en 2010 por profesionales de la Sanidad, principalmente personal directo como médicos y enfermeros. Pese a ello, este número supone un descenso del 21 por ciento respecto al 2009.

La mayor parte de estas agresiones se producen en centros hospitalarios, principalmente unidades de Psiquiatría, y en urgencias. Además, entre enero y junio de este año se han registrado 187 incidentes con 227 trabajadores agredidos, según los últimos datos facilitados por la Consejería de Sanidad.

Seis de cada diez agresores son hombres y el 32 por ciento se trató de familiares de pacientes. En un ocho por ciento de los casos las agresiones las llevaron a cabo dos o más personas. Al consejero Antonio María Sáez Aguado le preocupa este problema que afecta a las relaciones entre sanitarios y usuarios del Sacyl, pero destaca que las medidas adoptadas por su departamento en colaboración con la Fiscalía han propiciado que trece de estos agresores hayan ingresado a prisión con penas de hasta tres años. «Hay que transmitir la idea de que agredir no sale gratis con efectos ejemplarizantes», señala Sáez Aguado, tras hacer hincapié en las sanciones administrativas impuestas por la propia Consejería, que han supuesto dos multas de trescientos euros cada una euros y ocho expedientes sancionadores en marcha.

Concienciación

De todas formas, al consejero le inquieta también que todavía haya profesionales que no consideran relevante este problema y por ello la Consejería habilitará un nuevo procedimiento de comunicación y registro de incidentes para animar a los profesionales a comunicar y denunciar las agresiones que padezcan. El consejero avanza un convenio con el Colegio de Médicos y el de Enfermeros para mejorar la formación ante situaciones difíciles y anunció que se difundirá un nuevo modelo de carta de rechazo con el que cada centro podrá informar al agresor sobre sus derechos y deberes y cómo canalizar sus quejas.