Estudian realizar tests de alcoholemia en fiestas taurinas y retener a los ebrios

Pretenden equiparar el festejo con algunas disposiciones de la Ley Contra la Violencia en el Deporte.

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, se reunió ayer con la Comisión de Bous al Carrer
El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, se reunió ayer con la Comisión de Bous al Carrer

VALENCIA- La Generalitat continúa con el estudio de medidas de seguridad para los festejos taurinos de la Comunitat. La última de ellas, comparar la fiesta de «Bous al Carrer» con los encuentros deportivos de alto riesgo.
Esta normativa permitiría a la Policía impedir la participación de personas que se encuentren bajo los efectos del alcohol y otras sustancias estupefacientes. La posibilidad de equiparar esta fiesta con algunas disposiciones de la Ley contra la Violencia en el Deporte daría potestad a los agentes para hacer controles y retener fuera del recinto a quienes dieran resultados positivos.
El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, anunció ayer esta medida tras una reunión de la Comisión de Bous al Carrer. «Estamos estudiando las modificaciones legales para que la policía pueda retener a las personas que no cumplan las medidas de seguridad», comentaba.
Pese a que con la legislación vigente no se permite la participación de personas que no se encuentren en condiciones tanto físicas como psíquicas para hacerlo, es difícil controlarlo. Los agentes, únicamente, tienen facultad para sacarlas del recinto, que en la mayoría de las ocasiones son las calles de la población. Además, solo pueden ser retenidos en el caso de que regresen e incurran en una reiterada desobediencia a la autoridad.
Castellano recordó que el Decreto ha sido modificado seis veces para aumentar las medidas de seguridad. Además, recalcó que la Comunitat tiene una de las legislaciones «más duras y exigentes para salvaguardar la seguridad de los participantes», aunque también apuntó que es imposible garantizar una seguridad total. Según datos de la memoria realizada por la Conselleria, el número de heridos en estos espectáculos entre 2008 y 2010 ha descendido cerca de un 21 por ciento, donde se celebran más de 6.000 festejos al año, mientras que las inspecciones en materia de seguridad por parte de la Policía Local han aumentado un 53,7 por ciento.
Respecto al suceso de Xàtiva, donde un joven murió arrollado por el toro llamado Ratón, explicó que se ha abierto la correspondiente investigación y que en el caso de que se revele alguna irregularidad en materia de seguridad, la Ley de Espectáculos Taurinos se aplicará con «toda su contundencia».
El representante de la Asociación de Peñas de «bous al carrer», Manuel Vicente, criticó el trato que los medios de comunicación le han dado al incidente ocurrido en Xàtiva y la «criminalización» de la fiesta. Además, el conseller apuntó a la importancia de la información para advertir de los riesgos, pero «se debe intentar no empañar la fiesta».